cosmo

Descubre cómo hacer un delicioso gazpacho de fresas, ideal para el verano por sus propiedades refrescantes, y qué beneficios te ofrece esta deliciosa receta.

Aunque el gazpacho tradicional es elaborado con hortalizas frescas, entre las que podemos mencionar el tomate, los pimientos verdes y rojos, al que también se le puede añadir ajo y aceite de oliva virgen extra.

Eso sí, debemos diferenciar este plato tan tradicional de la gastronomía andaluza del salmorejo, que tienden a ser confundidos sobre todo en apariencia. Por ejemplo, podemos echar un vistazo a cuáles son las diferencias entre el gazpacho y el salmorejo y descubriremos que en esta ocasión el salmorejo es elaborado con mayor cantidad de ajo y se suele preparar sobre todo solo con tomate, ajo, aceite de oliva y pan duro. Sin embargo, en el caso de gazpacho tradicional es más común añadir otras verduras y hortalizas frescas, como por ejemplo es el caso del pepino y los pimientos.

Cómo hacer un gazpacho de fresas

Si te apasiona el gazpacho, y sueles consumirlo habitualmente en los días de mayor calor del año por su increíble poder refrescante y por ser también una receta tremendamente nutritiva, seguramente ya sabrás que existen otras versiones en las que se añade fruta a la receta original. Un ejemplo es el gazpacho con frutos rojos o el gazpacho de sandía. Sin embargo, ¿sabías que también lo puedes elaborar con fresas?.

Continuamos con recetas veraniegas refrescantes, exquisitas y nutritivas y en esta ocasión presentamos un gazpacho de fresas.

Cómo hacer un gazpacho de fresas

Ingredientes:

  • 750 gramos de fresas o 500 gramos de fresones.
  • La mitad de una cebolla grande.
  • Medio diente de ajo.
  • La mitad de un pimiento rojo.
  • 4 cucharadas de azúcar.
  • 50 gramos de pan del día anterior.
  • Una cucharada de vinagre.
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra sabor suave.
  • Un vaso de agua (opcional por sí necesitáramos aligerarlo).
  • Unas hojitas de menta para decorar o unos trocitos de fresas.

Elaboración:

Con cuidado lavamos bien las fresas, ya que es una fruta delicada, quitamos también los rabitos, y las hacemos trocitos dependiendo del tamaño.

Si se trata de fresas pequeñas con partirlas a la mitad será suficiente.

Esparcimos por encima de las fresas el azúcar y reservamos en la nevera unos 20 o 30 minutos.

Retiramos las fresas de la nevera y las trituramos  en la batidora.

Al triturado de fresas añadimos la cebolla, el pimiento, el medio diente de ajo, el pan todo en trozos, el aceite, el vinagre, la sal y volvemos a triturar todo bien.

Si nos ha quedado espeso y nos gusta más ligero podemos añadirle un poco de agua al gusto.

Guardamos el gazpacho de fresas en el frigorífico hasta el momento de llevarlo a la mesa.

Para presentar el gazpacho de fresas podemos decorarlo con unas hojitas de menta, unos trocitos de fresas o fresitas enteras sí son fresitas pequeñas.

gazpacho-fresas

Los beneficios que te aportan el gazpacho con fresas

Como ocurre con la mayoría de las distintas y diferentes versiones de gazpacho, al ser una receta elaborada con fruta, hortalizas y verduras frescas se convierte sin duda alguna en una opción nutritiva muy deliciosa. Además, al servirse fría es un plato ideal para disfrutar de una sopa de hortalizas refrescante y rehidratante. Pero sus beneficios son aún mayores:

  • Rehidrata, gran poder refrescante: al ser elabora con hortalizas y fruta es un plato muy rehidratante, sobre todo por su alto contenido en agua. Además, como se sirve fría, es una opción excelente para cuando hace demasiado calor o cuando simplemente necesitamos o deseamos refrescar nuestro cuerpo. Por ello es una receta ideal para los meses de verano.
  • Muy rico en antioxidantes: este plato en concreto aporta una interesante cantidad de antioxidantes naturales, que ayudan a reducir la acción de los radicales libres y a prevenir determinadas enfermedades graves, además de ser útiles a la hora de evitar el envejecimiento prematuro de las células.
  • Ideal contra el colesterol: en caso de colesterol elevado se convierte en una opción útil para reducir los niveles altos de grasas en la sangre, sobre todo cuando se elabora con aceite de oliva virgen extra, el cual ayuda a reducir el colesterol LDL a la vez que aumenta el HDL. Básicamente es ideal para cuidar nuestra salud cardiovascular, previniendo las enfermedades cardiovasculares.

Imágenes | ISTOCKPHOTO/THINKSTOCK

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest