cosmo

Las gárgaras de agua y sal son un remedio natural útil para aliviar el dolor de garganta, además de muy fáciles de elaborar y de hacer. Descubre cómo.

Como ya te comentábamos en una nota anterior, en la que precisamente nos preguntábamos si utilizar Ibuprofeno o paracetamol para el dolor de garganta, no hay duda que la infección de garganta es una de las causas más habituales de dolor de garganta. Generalmente este dolor cursa a su vez con inflamación y enrojecimiento, y en caso de que su causa sea una infección vírica, también con producción de pus.

En lo referente a sus causas, principalmente éstas pueden ser de dos tipos: por causas víricas como ocurre con la gripe, el resfriado o la mononucleosis, o por causas bacterianas, como ocurre con el estreptococo, el micoplasma o hemófilus. En el primero de los casos no existe un tratamiento médico que ayude a curar la infección, ya que sólo son tratamientos que ayudan a aliviar y reducir los síntomas. Sin embargo, en caso de que la infección sea bacteriana, los antibióticos sí ayudan a curarla.

Gargaras de agua y sal

En caso de dolor de garganta producido por una gripe, un catarro, un resfriado común o una mononucleosis, existen determinados remedios naturales que ayuden de manera muy positiva a la hora de aliviar las molestias que podemos sentir en esos momentos en los que tragamos alguna bebida, la simple saliva o alguna comida.

Un ejemplo son las gárgaras de agua tibia y sal, que ayudan a aliviar el dolor prácticamente desde el primer momento en que realizamos los gargarismos. Te explicamos cómo elaborarlas.

Ingredientes que necesitas

  • 1 taza de agua
  • 1 cucharada de sal

Pasos para hacer las gárgaras de agua y sal

  1. Pon en un cazo el equivalente a una taza de agua, y calienta al fuego.
  2. Cuando el agua empiece a calentarse retira del fuego.
  3. Pon el agua tibia en un vaso o taza y añade la cucharada de sal.
  4. Mezcla bien.

Cómo realizar los gargarismos de agua tibia y sal para aliviar el dolor de garganta

Es muy sencillo: sólo tienes que ponerte un poco de agua tibia y sal en la boca y realizar gargarismos, tratando de llevar esta agua hasta la zona de la garganta pero evitando tragarla, manteniendo los gargarismos durante 15 a 20 segundos. Repite hasta que el agua se termine. Asimismo, es aconsejable repetir varias veces al día.

Imagen | Rahim Packir Saibo

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest