enfermedades-otono El otoño, además de mal tiempo y algo más de frío, puede venir acompañado de las típicas enfermedades otoñales. Esto es, enfermedades del otoño propias de esta bella época del año.

Ello se debe, principalmente, al cambio de estación, aunque también el cambio de hora invierno puede repercutir en ello, ya que la disminución de horas solares puede provocar una desestabilización hormonal que produzca una disminución de las defensas (con lo cual, es adecuado saber cómo aumentar las defensas).

No obstante, la mejor forma de prevenir las enfermedades otoñales es conocer cuáles son las más características y elementales en esta estación.

Enfermedades propias del otoño

Te resumimos a continuación algunas de las enfermedades del otoño más características de esta estación:

  • Resfriados: Con el paso de un ambiente cálido a uno algo más frío, nuestro organismo puede sufrir una debilitación en sus defensas, lo que provoca que nos resfriemos o nos constipemos. Para no enfermarnos, debemos evitar las corrientes y pasar rápidamente de un ambiente cálido a uno frío o muy frío, y tomar las medidas higiénicas adecuadas para evitar que otras personas nos contagien (lavarnos regularmente las manos, sobretodo cuando venimos de la calle, y evitar rozarnos las manos con la boca o la nariz).
  • Gripe: La gripe es una de las enfermedades más típicas de la época otoñal e invernal. No en vano, en el otoño es cuando comienza el período de vacunación contra la gripe (en esta ocasión, le toca el turno a la vacuna de la gripe 2010). Las medidas para evitar su contagio son las mismas que con los resfriados y el constipado.
    Puedes conocer más sobre los efectos secundarios de la vacuna de la gripe.
  • Depresión: La depresión en otoño (conocida también como astenia otoñal) es otro de los elementos más característicos de esta estación. Ello se debe principalmente al cambio de estación y a la reducción en las horas de luz, lo que, unido a un aumento del mal tiempo y de la nubosidad en general, provoca que la persona tienda los primeros días de otoño a sentirse triste o melancólica.

Comenta en Natursan