cosmo

¿Sabías que el zumo o jugo de naranja en realidad no ayuda a prevenir ni curar el resfriado común o la gripe? Descubre y conoce por qué.

Cuántas veces te habrás tomado un zumo de naranja pensando en que te ayudaría a prevenir o curar ese molesto resfriado o esa gripe, que siempre parecen “acecharnos” tras la llegada del otoño y del invierno. Se trata, sin duda alguna, de una creencia bastante extendida en muchas casas y hogares de nuestro país, sobretodo desde que a mediados del siglo XX el bioquímico Linus Pauling afirmara que la vitamina C reforzaba el sistema inmune y prevenía la gripe.

Si bien es cierto que la vitamina C es buena para el buen funcionamiento de nuestro sistema inmune, dado que una falta de esta vitamina provoca una disminución de su efectividad (entre otros efectos negativos), es un error pensar que tanto la naranja como el zumo de naranja ayudan a prevenir y curar la gripe y los resfriados. En definitiva, que la vitamina C actúa de esa manera.

Zumo de naranja

La conclusión la encontramos en una revisión de un total de 24 estudios científicos que se realizó en el año 2007, que permitió constatar que en realidad la vitamina C no cura ni previene el resfriado o la gripe.

Efectivamente, el objetivo de esta revisión era precisamente ese: determinar si la vitamina C administrada por vía oral en dosis de 200 mg. –o más cantidad- al día reducía la incidencia, la duración o la gravedad de los resfriados comunes. Y para llegar a una conclusión se analizaron 24 estudios que se habían realizado hasta el momento.

En estos estudios la conclusión fue similar: tomar vitamina C no ayuda a prevenir, ni a curar, ni a acortar el resfriado común o la gripe, en comparación con la toma de un placebo. De hecho, en muchos casos un exceso en el consumo de esta vitamina, lejos de ser beneficiosa sólo produce efectos negativos sobre nuestro organismo, como por ejemplo diarrea o daños gastrointestinales.

Eso sí, aunque la vitamina C no sea útil para la prevención ni para la cura del resfriado común ni de la gripe, sí ayuda a reforzar el sistema inmune y a aumentar las defensas, lo que disminuye el riesgo de padecerlas.

Por tanto, si bien es cierto que siguiendo una dieta normal y equilibrada es posible que ya obtengas las cantidades diarias recomendadas de vitamina C que tu organismo necesita, si te encanta comer naranjas o kiwis y también sus jugos no hay motivo para dejar de hacerlo. De hecho, son alimentos y bebidas sumamente adecuadas, saludables y naturales. Eso sí, teniendo en cuenta que no ayudan a prevenir ni a curar los resfriados, de forma que sólo beber mucha agua –para los mocos-, un poco de jugo de limón y miel –para la tos y el dolor de garanta- y tener paciencia serán los mejores aliados para su curación.

Imagen | Lisa Murray

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest