cosmo

¿Sabías que el estrés o la ansiedad son dos trastornos que también están relacionados con las enfermedades cardiovasculares? Especialmente cuando el estrés se convierte en crónico.

Suele ser muy común escuchar la siguiente expresión cuando nos encontramos tensos, nerviosos y ansiosos ante una situación estresante: ten cuidado, te puede dar un infarto. Y, según parece, nos encontramos ante una expresión que, lejos de ser errónea, es incluso tan real como la vida misma.

Así lo demuestran cada vez más estudios, los cuales relacionan estrés y ansiedad con enfermedades muy presentes a día de hoy, como son el colesterol alto, hipertensión o diabetes.

Enfermedades cardiovasculares y ansiedad

Se suele decir que las personas optimistas que tienden a vivir la vía con alegría viven muchísimos más años que aquellas que son más negativas, y que sobretodo, viven el día a día estresadas y ansiosas.

No en vano, cada vez es mayor el número de médicos y de psicólogos que defienden que debemos vivir una vida mucho más optimista, pero sobretodo relajada.

Para ello, es conveniente tomarnos la vida de otra forma, evitando preocuparnos por las cosas que en realidad no tienen importancia, y tratando siempre de solucionar los problemas ocupándonos de ellos, y no preocupándonos en exceso.

Respecto a las propias enfermedades cardiovasculares, en la actualidad existen muchos estudios científicos que demuestran que las personas estresadas o ansiosas tienen más probabilidad de padecer ataques cardíacos, hipertensión o incluso cáncer.

Por este motivo, recuerda que es mejor vivir la vida cada día con un poquito más de alegría, disfrutando de cada jornada y, sobretodo, sonriendo un poco más.

En el caso de la propia hipertensión arterial, no hay duda que nos encontramos frente a un problema de salud que cada vez afecta aún más a un mayor número de personas, principalmente porque se trata de una enfermedad que comúnmente viene asociada a problemas como el sobrepeso, la obesidad o la diabetes.

hipertension-estres

Si bien es cierto que son varios los síntomas de la hipertensión, y son varias las causas que nos podemos encontrar en una gran cantidad de pacientes, existe una causa no tan conocida que puede llegar a provocar que la tensión arterial se eleve.

Evidentemente, te estamos hablando del estrés, un trastorno a día de hoy igualmente común, y que de hecho desde hace años se “ve” como un problema totalmente normal, cuando en realidad no es así. Ahondamos un poco más al respecto.

No te pierdas: Enfermedades causadas por estrés y emociones que enferman

Aunque muchas personas no sepan de esta causa directa, cada vez son más los estudios que constatan que el estrés provoca hipertensión.

Ello se debe a que el estrés conlleva un exceso en la producción de catecolaminas (parecidas a la adrenalina), provocando a su vez un aumento de la frecuencia cardíaca.

Lo que se traduce en que se producen un aumento de los niveles tanto de grasas como de azúcares, con las consecuencias claramente negativas que esto supone.

De hecho se conoce que situaciones continuadas de estrés (conocidas como estrés crónico), pueden desembocar en la aparición de arritmias, algo que unido a una tensión arterial alta, es algo mucho más peligroso, pudiendo causar además un infarto.

infarto-estres

Cómo prevenir que el estrés provoque hipertensión

En este sentido, una de las recomendaciones básicas que deben darse, es la de optar por un estilo de vida tranquilo y relajado, adoptando hábitos de vida saludable.

Recuerda que no es normal sentir estrés diariamente, ya que ello se debe en a una situación personal de incertidumbre que nos genera inseguridad y miedo. A veces, descansar en el momento adecuado y necesario es mucho mejor, que seguir corriendo de un lado para el otro.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest