cosmo

¿Se puede tener la menstruación durante el embarazo, ya sean dolores menstruales o sangrado? Te descubrimos si es común o no y qué puede ser normal.

En lo que se refiere a los diferentes síntomas del embarazo, es cierto que al comienzo de la gestación suele ser muy común que la mujer crea que le va a venir la menstruación, dado que las molestias y los dolores que puede sentir en las primeras semanas de embarazo (que en definitiva es durante los días en los que supuestamente debe venirle la regla) son prácticamente los mismos.

Durante las primeras semanas de embarazo, de hecho, es normal que la mujer sienta dolores de menstruación y molestias relacionadas: cólicos, dolor abdominal que también puede afectar a los riñones, malestar estomacal, dolor de ovarios…

Los dolores de menstruación en el embarazo

Pero la diferencia a partir de las primeras semanas es clara: la regla no llega, de forma que incluso una semana después de haberse producido la concepción es posible confirmar el embarazo con una prueba o test casero.

No obstante, muchas futuras mamás suelen preguntarse si es normal que durante el embarazo sientan dolores de menstruación.

En este sentido debemos responder de forma positiva. Es decir, sí es normal sentir esos dolores, aunque éstos tienden a no ser intensos. En caso de que sí lo sean, que las molestias y dolores sean intensos y persistan durante algunos días, lo mejor siempre es acudir al médico.

¿Es posible tener la menstruación durante el embarazo?

Es posible que ante un mínimo o leve sangrado la embarazada se pregunte o se cuestione si es posible tener la menstruación durante la gestación. Lo cierto es que las menstruaciones se dan solo en aquellas mujeres que no se encuentran embarazadas, concretamente entre la pubertad y la menopausia.

¿Y para que aparezca la menstruación qué debe de ocurrir en el cuerpo de la mujer? Evidentemente, debe haberse producido anteriormente un ovocito, el cual finalmente no ha sido fecundado por un espermatozoide.

Esto se traduce en algo muy sencillo: no es posible tener la menstruación mientras se está embarazada, dado que es imposible.

Por tanto, ante cualquier sangrado (incluso aunque éste sea mínimo o leve) es preferible acudir al ginecólogo y consultarte, sobre todo para asegurarte de que no exista ningún tipo de anomalía o riesgo en el desarrollo normal del embarazo.

No se debe confundir con el sangrado de implantación

Al comienzo del embarazo, especialmente durante los primeros días tras la concepción, es posible que la mujer tenga un sangrado parecido a la menstruación, que puede llevar a que la confunda con ésta y que en absoluto le haga sospechar que se encuentra embarazada.

Es lo que se conoce como sangrado de implantación, que básicamente consiste en una ligera pérdida de sangre que se produce como consecuencia de la anidación del óvulo fecundado en la pared del útero.

La implantación del embrión tiende a ocurrir normalmente 6 o 7 días después de la fecundación, y médicamente se conoce con el nombre de implantación embrionaria, mientras que el sangrado suele hacer acto de presencia 6 o 7 días después de la concepción, luego de 14 días el embrión se ha anidado firmemente al endometrio, donde crecerá y se desarrollará.

menstruacion-en-el-embarazo

Se trata de un sangrado que se caracteriza por ser un manchado leve, formado por un tipo de sangre de textura más ligera, menos espesa. Su color tiende a variar del tono rojo oscuro a un poco más amarronado. Es decir, es un sangrado muchísimo más leve que el sangrado menstrual.

No todas las mujeres presentan el sangrado de implantación, de hecho aunque es considerado como un síntoma de embarazo es en realidad menos común, pudiendo aparecer o no. Esto significa que el hecho de no tener un sangrado y confirmarse que estás embarazada no significa que la gestación no vaya bien. De hecho, ante cualquier tipo de sangrado que surja durante el embarazo lo mejor es acudir siempre al ginecólogo.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest