cosmo

¿Tienes dolor de testículos? Descubre cómo identificarlo conociendo los síntomas del dolor testicular, sus causas y cómo aliviarlo.

A diferencia de lo que ocurre tanto con los ovarios como particularmente con el dolor de ovarios (ya que tienden a no ser órganos con sensibilidad, de manera que en realidad no causan dolor), los testículos sí que son muy sensibles, lo que se traduce en que cualquier lesión o golpe –por menor o ínfimo que éste sea- pueden causar dolor. Como de buen seguro sabrás, los testículos son las gónadas masculinas, los cuales son de muchísima importancia en el desarrollo sexual, y presentan dos funciones principales: son coproductoras de los espermatozoides y de las hormonas sexuales (fundamentalmente la testosterona, encargada de regular el desarrollo sexual en el hombre, el nivel de deseo y la propia función sexual).

Los encontramos dentro del escroto, y consisten en un par de bolas cuyas dimensiones suelen rondar los 5 centímetros de largo por los 3 centímetros de ancho. Aunque presentan un tamaño bastante similar, es común que un testículo cuelgue un poco más que el otro.

Dolor de testiculos

Dado que los testículos son una de las zonas más delicadas del cuerpo del hombre, son extremadamente sensibles tanto al tacto como a la presión. Por ello el escroto cuenta con una importantísima función: protegerlos no solo de los cambios de temperatura, sino de los impactos físicos.

Síntomas del dolor de testículos

El síntoma principal es sentir molestia en uno o ambos testículos. Este dolor puede irradiarse incluso a parte inferior del abdomen. Básicamente podemos resumir los síntomas del dolor de testículos en el siguiente apartado:

  • Molestia o dolor en uno o ambos testículos.
  • Náuseas y mareos, como consecuencia del dolor.
  • Dolor que se irradia a la parte inferior del abdomen.

Causas del dolor de testículos

Son varias las causas que pueden causar la aparición del dolor de testículos, algunos muy comunes y habituales, y otros no tanto:

  • Lesión testicular.
  • Golpe testicular, habitualmente en la práctica deportiva.
  • Varicocele: venas dilatadas en el escroto.
  • Epididimitis: infección o inflamación de los conductos espermáticos.
  • Orquitis: infección o inflamación de los testículos.
  • Torsión testicular: torsión de los testículos que ocasiona la interrupción del suministro de sangre.
  • Espermatocele: quiste en el epidídimo. A menudo contiene células espermáticas muertas.
  • Cálculos en el riñón: el dolor renal se extiende hacia la zona escrotal.
  • Hernia inguinal: defecto muscular en la ingle, la cual afecta al escroto.

Aunque el cáncer testicular puede causar dolor, en la mayoría de los casos es indoloro. Por ello siempre se recomienda palpar los testículos al menos una vez al año, como forma de prevención. Y en caso de encontrar alguna pequeña bolita o protuberancia acudir rápidamente al urólogo.

Si el dolor testicular no desaparece pasada una hora o tiende a ser muy fuerte, es aconsejable acudir a urgencias o bien a tu urólogo.

¿Por qué aparece el dolor de testículos?

Debemos tener en cuenta que los testículos no están protegidos ni por músculos ni por huesos, como sí ocurre con otros órganos de nuestro cuerpo. Por ello pueden sufrir lesiones, ya sea cuando el hombre practica algún deporte o por algún golpe accidental.

Aunque los golpes leves tienden a ser muy dolorosos, generalmente no suelen quedar ningún tipo de secuela, gracias a que el tejido esponjoso del que están hechos los testículos es capaz de absorber el golpe.

Es posible también sentir náuseas o mareos debido al dolor sentido por el golpe o por el impacto, pero por lo general el dolor tiende a desaparecer poco a poco, después de una hora.

¿Qué hacer para aliviar el dolor de testículos?

Cuando el dolor de testículos no revista urgencia, ya que ha sido causado por alguna lesión menor (como por ejemplo al haberte dado un golpe leve) o por la acumulación de líquido, puede ser interesante saber cómo aliviar el dolor de testículos. Te pueden ayudar los siguientes consejos básicos:

  • Aplicación de hielo: aplicar un poco de hielo sobre el escroto ayuda a bajar la inflamación y disminuir el dolor. Eso sí, debes tener cuidado con no quemarte.
  • Baños calientes: son igualmente útiles para reducir y calmar la inflamación.
  • Analgésicos: aunque desde este blog no recomendamos la automedicación, determinados analgésicos de venta libre como el paracetamol o el ibuprofeno pueden ser de ayuda.

Si el dolor testicular no desaparece pasada una hora, o tiende a ser muy fuerte, es aconsejable acudir a urgencias o bien acudir a tu urólogo. Lo mismo ocurre si el dolor testicular es brusco e intenso, que puede ser producido por una torsión aguda del testículo, la cual debe ser diagnosticada -y solucionada- en las primeras seis horas, dado que en caso contrario se corre el riesgo de que el paciente pierda el testículo porque no llega sangre a este órgano.

¿Cómo se diagnostica la causa del dolor testicular?

Si el dolor no desaparece y se acude a un centro médico, el especialista primeramente hará un examen visual, seguido de una palpación con la mano, lo que permitirá examinar la presencia de posibles bultos sospechosos, y ayudará a saber qué zonas duelen más o menos. Este análisis brinda también la posibilidad de descubrir si el dolor procede de los testículos en sí mismos, del escroto, del pene, del abdomen o de la ingle.

También se pueden realizar otras pruebas y análisis:

  • Análisis de orina y de sangre: son útiles para determinar la presencia o no de alguna infección vírica o bacteriana.
  • Ecografía testicular: brinda la posibilidad de evaluar si existen problemas sanguíneos, anomalías anatómicas, ruptura testicular, hernias inguinales, tumores, acumulación de sangre o de pus.
  • Ultrasonido testicular: útil para evaluar si existe una epididimitis.

Asimismo, existen otras pruebas algo más complejas pero igualmente útiles:

  • Gammagrafía: ayuda a saber cómo circula la sangre a través de los conductos de testículo.
  • Escáner nuclear: ayuda a saber si existe torsión testicular.

Imagen | Guzmán Lozano

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest