cosmo

Descubre cuáles son los principales cuidados que debes realizar después de la extracción de cordales (también conocidas como muelas del juicio).

Cuidados después de la extracción de cordalesLos cordales (también conocidas con el nombre de muelas del juicio) son el tercer molar, las cuales tienden a aparecer entre los 16 a 25 años, de ahí que reciban el nombre de muelas del juicio, porque es la edad en la que –se supone- la persona tiene un juicio propio más desarrollado. Aunque es posible que éstos no aparezcan o que incluso lo hagan parcialmente o se encuentren retenidas (o incluidas).

Existen un total de cuatro muelas cordales (una por cada cuadrante de la boca), y se encuentran situadas en la última posición de la línea de la dentadura, justo al fondo de la boca.

Es habitual que se recomiende la extracción de cordales cuando éstos dañan o afectan a los otros dientes al desarrollarse, ya sea porque los empujan o porque salen torcidas o parcialmente. En el caso de que se encuentren incluidas (es decir, que se sitúen bajo la encía y no salgan), también se aconseja su extracción, dado que pueden causar no solo problemas como apiñamiento dental, sino quistes y diferentes problemas de salud asociados.

¿Qué hacer después de una extracción de cordales?

Sangrado durante algunas horas

Después de una extracción de cordales es normal que se presente un sangrado, el cual puede durar desde poco tiempo hasta algunas horas. Habitualmente el especialista médico colocará una gasa en el lugar de la extracción, con el objetivo de tratar de parar el sangrado.

Desde este momento se comenzará a formar el coágulo de vital importancia para la correcta cicatrización. Por tanto, es importantísimo no escupir ni realizar presión para no desplazar el coágulo, lo que ocasionará mayor hemorragia.

En caso de que la hemorragia continúe puedes volver a colocarte una gasa estéril, aplicándola en la zona y mordiéndola con cuidado, con la boca completamente cerrada durante 15 a 30 minutos. Puedes repetir la acción hasta que deje de sangrar; eso sí, si continúa sangrando pasadas varias horas y el sangrado es excesivo se recomienda acudir al médico para recibir la valoración más adecuada.

Consume los medicamentos prescritos

Es habitual que tu médico te prescriba medicamentos tales como antibióticos y antiinflamatorios. Mientras que los primeros ayudan a evitar que se produzca infección (por ser la boca un medio habitual de bacterias), los segundos ayudan a reducir el dolor y mitigarlo durante el tiempo que dure su acción:

  • Medicamentos antibióticos: es común que se recomiende 1 cápsula cada 12 horas durante 6 días.
  • Medicamentos antiinflamatorios: se recomienda 1 comprimido cada 8 horas durante 3 días (si el médico así lo indica, en caso de que no se tenga dolor dejar de tomarlos).
  • Sprays o enjuagues con clorhexidina: la clorhexidina es una sustancia antiséptica de acción bactericida y fungicida. Dado que los enjuagues pueden remover el coágulo en las primeras horas, se puede prescribir un spray con esta sustancia, para aplicarlo sobre la herida de 4 a 5 veces por día, durante 7 días.

Es normal que el dolor durante de 2 a 3 días, pero en caso de que dure por más tiempo es recomendable comunicárselo al cirujano u odontólogo.

Uso de compresas o paños con hielo

Durante las primeras dos horas, colocarte en el lado de la cara de extracción unas compresas de hielo o un poco de hielo enrollado con un paño ayudará a reducir la inflamación.

Es recomendable aplicar este frío local durante 5 minutos, descansando 15 minutos, para luego colocarte la compresa otros 5 minutos y descansando otros 15 minutos, y así de forma sucesiva durante 2 horas.

Es normal la presencia de hematoma y/o hinchazón

Durante las primeras 48 a 72 horas es normal que se presente hinchazón en la zona de la extracción o un hematoma.

Para reducirlo, las compresas de hielo que indicábamos en el apartado anterior te ayudarán muchísimo.

¿Qué puedo comer?

Durante las 2 primas horas tras la extracción no es recomendable tomar ningún alimento.

Después puedes tomar alimentos líquidos y/o blandos durante los 2 primeros días. Además, es fundamental evitar los alimentos o bebidas calientes, que pueden causar una mayor hemorragia, y alimentos duros o pegajosos.

Cuando empieces a optar por alimentos blandos, es fundamental que mastiques por el lado donde no se haya realizado la extracción, para evitar remover el coágulo al comer.

Ejercicios sencillos

Es normal que durante los primeros días te cueste abrir la boca con normalidad. Para su recuperación, puede ser útil realizar diversos ejercicios suaves, como por ejemplo cerrar y abrir la boca poco a poco y con cuidado, lo que te ayudará a restaurar el movimiento y la función normal.

Cuidado con los enjuagues y el cepillado

No es recomendable realizar enjuagues vigorosos hasta que hayan transcurrido al menos 2 días, cuando la coagulación tiende a estar completa.

No obstante, debes cepillar tu boca normalmente, pero evitando tocar con el cepillo el sitio de la extracción.

¿Fumas? Evita el cigarro

Tanto el humo del cigarro como la acción de inspirar su humo puede causar que el coágulo se remueva, afectando a la cicatrización normal. Por tanto, en caso de que fumes, se recomienda no hacerlo durante al menos 1 semana.

Imagen | Wikimedia

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest