cosmo

¿Cómo curar el cordón umbilical en casa? Descubre algunos consejos útiles que te ayudarán a mantener unos cuidados adecuados para curar el cordón del recién nacido.

La llegada del bebé a casa supone mucha alegría por parte de los padres pero también mucha ansiedad por lo que pueda pasar, ya que en el hospital han sido atendidos por personal médico que ha estado apoyando a los padres en todo momento.

Sin embargo llegar a casa con un bebé en brazos supone una contradicción con los sentimientos ya que el miedo y la inseguridad de los padres se hace realidad pero también experimentan una sensación de confort y relajación cuando el pequeño está con ellos.

Cuidados del cordón umbilical

Es muy común sentirse de ese modo, y no tienes por qué preocuparte si tanto tú como tu pareja os sentís al principio desorientados y preocupados por que no sabréis como cuidar o alimentar al bebé. Poco a poco irás comprobando las necesidades de tu pequeño y os irás amoldando a la rutina de aseo, alimentación y cuidados que necesita.

¿Qué es el cordón umbical?

Básicamente podríamos definir al cordón umbilical como un conducto flexible formado por una vena y dos arterias, que se encuentra envuelto por una sustancia gelatinosa. Une la placenta con el ombligo del embrión y del feto.

Se trata de un elemento vital, a la par que fundamental para la alimentación, el desarrollo y la propia vida del feto, ya que a través del cordón umbilical se produce el intercambio de sustancias nutritivas, oxígeno y anhídrido carbónico entre la futura mamá y su hijo. Es decir, permite el flujo sanguíneo entre el bebé y su placenta (no nos olvidemos que la placenta pertenece en realidad al bebé, y no a la madre).

Mide alrededor de 50 centímetros de longitud, y se convierte en el nexo entre la placenta y el bebé, que permite al bebé no solo que se nutra y reciba todos los nutrientes que necesita, sino que se mueva con total libertad, brindando la posibilidad de que se produzca un desarrollo adecuado de todos los órganos de su cuerpo.

Como vemos, el cordón es fundamental porque el feto depende de él para vivir y desarrollarse, hasta que llegue el momento en el que está listo para nacer.

cordon-umbilical

¿Cómo le curo el cordón umbilical?

Muchas mamás -y también papás- se sienten aprensivas y reacias a la hora de curar el cordón umbilical del pequeño, que se caerá en aproximadamente 10 días (aunque lo habitual es que esto ocurra entre 7 a 21 días tras el nacimiento).

Durante la estancia en el hospital habrás visto a las enfermeras haciéndolo pero ahora te toca a ti y a tu pareja explorar e investigar todo lo que tenga que ver con tu recién nacido.

El cordón umbilical no supone ninguna complicación a la hora de curarlo, pero sí es fundamental seguir algunos consejos básicos que te indicamos a continuación:

  • Tienes que lavarlo con una gasa estéril humedecida en alcohol cada vez que toque la hora de cambiar los pañales.
  • Intenta que el pañal no roce con el cordón umbilical por lo que siempre puedes doblar el pañal por ese lado o ponerle otra gasa estéril para evitar el roce.

Verás que en unos días el cordón umbilical cambiará de color y se irá haciendo más pequeño hasta caerse. No obstante, si notas que se pone de color rojo o la herida supura, debes consultar al pediatra para que te informe como debes seguir para terminar de curarlo.

como-curar-cordon-umbilical

Por otro lado, hay pediatras que aconsejan que el cordón umbilical no reciba ningún tratamiento, dado que éstos tienden a cicatrizar más rápido y sin infección, en comparación con aquellos cordones que son rociados con alcohol.

Por tanto, la recomendación principal es atender siempre a las explicaciones y orientaciones dadas por su pediatra o médico antes de salir del hospital, y seguir sus consejos.

¿Cuáles son los síntomas de una infección en el cordón umbilical?

En la mayoría de las ocasiones no se produce ningún tipo de complicación antes de que el cordón umbilical se caiga completamente. Pero, en algunos momentos, puede producirse una infección.

Por tanto, debes acudir al médico si observas que el cordón sangra de forma continuada (puede ser un síntoma de trastorno hemorrágico), si tu bebé llora cuando le tocas el cordón o la piel alrededor de su base se encuentra roja. También si presenta mal olor o supura fluido de color amarillento.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest