cosmo

El frío puede ser útil tras una lesión deportiva o tras haber practicado ejercicio físico y haber sufrido una torcedura, esguince, contracturas y golpes. Descubre cuándo aplicarlo.

Cuando practicamos ejercicio físico o algún deporte es habitual –y algo completamente normal- que se puedan producir lesiones: podemos sufrir un golpe, una lesión muscular o articular, o simplemente una torcedura.

Precisamente cuando se lesionan los tendones, ligamentos, músculos o el tejido cercano a éstos es común que también se dañen los vasos sanguíneos situados cerca de la zona de la lesión. Como consecuencia es habitual que se produzca una hemorragia que rápidamente se extiende hacia el interior de los tejidos, liberando una serie de sustancias que en definitiva tienden a ser las “culpables” de que se desencadene el proceso inflamatorio, produciendo la aparición de inflamación y dolor.

Aplicar frío en una lesión deportiva

Éste es el momento ideal para aplicar frío, ya que produce un efecto vasoconstrictor que permite minimizar la inflamación y reducir la extensión de la hemorragia. Es decir, el momento más adecuado para aplicar frío en una lesión es cuando ésta acaba de producirse, ya que permite no solo bajar la inflamación sino aliviar el dolor y los espasmos musculares.

La aplicación de frío en las primeras 24-48 horas es ideal en caso de golpes, contracturas, esguinces y contusiones; en definitiva, para cualquier lesión aguda de ligamentos, músculos, tendones y huesos.

No solo se aplica frío en caso de lesión…

Además de aplicar frío en caso de lesión, también es útil después de haber practicado deporte o algún ejercicio físico, ya que actúa como antiinflamatorio natural, impidiendo que los músculos o zonas que más hayan “sufrido” durante el ejercicio físico se inflamen de forma excesiva.

¿Lo más aconsejable en este caso? Nunca aplicar frío directo, sino sumergir las piernas en agua fría durante 10 minutos, o bien darte un baño de agua fría.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest