cosmo

Es muy habitual que confundamos la creatinina y la creatina, dos elementos que tienen muchas cosas en común pero que en realidad son bastante diferentes. Te explicamos esas diferencias básicas.

Suele ser muy común que al momento de realizarnos una analítica sanguínea, y sobre todo a la hora de recoger los resultados, al leer los distintos parámetros medidos y los diferentes valores tendemos a confundirnos acerca de la creatinina y otro elemento muy común especialmente en la vida de los deportistas: la creatina.

De hecho, ¿cuántas veces no nos habremos equivocado a la hora de hablar sobre ellos o de preguntarle al médico?. Es cierto que son dos elementos o sustancias distintas, pero que en realidad tienen muchas cosas en común (y no solo el nombre, que dicho sea de paso es tremendamente parecido).

creatinina

Para empezar, debemos tener en cuenta que la creatina es una sustancia química que se encuentra en el cuerpo, más específicamente en los músculos. Esta sustancia es producida por el propio organismo y también se puede obtener e incorporar a partir del consumo de carnes y pescado u de comprimidos elaborados e un laboratorio.

La creatina es usada generalmente para mejorar el rendimiento físico de los atletas, aumentando la masa muscular, y los adultos mayores. Para lograr tal motivo actualmente esta muy de moda el uso de bebidas deportivas que contienen creatina.

Además de mejorar el rendimiento deportivo la creatina también es usada para combatir: la insuficiencia cardiaca, la depresión, el trastorno bipolar, la enfermedad de Parkinson, la enfermedades de los músculos y de los nervios, un trastorno ocular llamado atrofia girata y para el colesterol alto.

También se utiliza para retrasar los efectos de enfermedades como ser la esclerosis amiotrófica lateral, la artritis reumática, la enfermedad de McArdle y para muchas distrofias musculares.

Sin embargo, la creatinina es un producto de desecho del metabolismo que nuestro organismo produce de forma más o menos constante, la cual es finalmente filtrada por nuestros riñones y excretada a través de la orina. Sí tiene algo en común con la creatina, y es que la creatinina es un compuesto que se obtiene a partir de la degradación de la creatina.

Es decir, en resumidas cuentas, mientras que la creatina se encuentra formada por tres aminoácidos (conocidos con los nombres de glicina, arginina y metionina), la creatinina simplemente se trata de un residuo producto de la degradación de los músculos, y que es eliminado por los riñones.

creatina

¿Por qué el análisis de la creatinina es tan importante?

Tal y como te hemos comentado en otros momentos, el análisis de creatinina en sangre es muy importante porque ayuda a descubrir si los riñones se encuentran funcionando correctamente.

Los músculos la producen de forma constante, de ahí que los valores sanguíneos de creatinina tienden a mantenerse estables en el tiempo, hasta que algún problema o trastorno renal hace que sus niveles se eleven, lo que puede servir como signo de alerta para el especialista médico como sospecha de que los riñones no están realizando bien sus funciones…

Efectos colaterales de la creatina

A continuación te detallaremos cuales son los efectos contarios que tiene su uso como ser: puede producir dolor de estómago, diarrea, náuseas y calambres musculares. Cuando se toma por vía oral en dosis altas podría dañar los riñones, el hígado o el funcionamiento del corazón.

También puede provocar deshidratación ya que la creatina obliga a los músculos a extraer agua de otras partes de cuerpo por eso no se recomienda tomar creatina cuando se esta haciendo ejercicio en un día de altas temperaturas.

Es más, si abusamos de suplementos de creatina (o de proteínas) pueden aumentar los niveles de creatinina en el hígado, lo que como manifiestan muchos médicos no es en absoluto nada bueno para nuestra salud.

Temas:

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest