cosmo

¿Qué significa que un alimento o producto alimenticio contiene una fuente de fenilalanina? Descubre en qué consiste, si debemos consumirlo y si es o no peligroso para nuestra salud.

Ahora mismo me estaba comiendo un yogur desnatado con bífidos y al echar un vistazo a su etiquetado nutricional (donde aparecen todos los ingredientes que se han utilizado para su elaboración), me percaté de la siguiente advertencia: contiene una fuente de fenilalanina. Y, al igual que muchos de nuestros lectores, me hice algunas preguntas: ¿qué es la fenilalanina? ¿qué significa?.

En primer lugar debemos tener en cuenta que la fenilalanina es un aminoácido esencial fundamental para nuestro organismo. Dado que nuestro cuerpo no es capaz de sintetizarlo ésta debe ser aportado a través de la alimentación, dado que es la única forma de obtenerlo.

fenilalanina

Nos encontramos, por tanto, ante un nutriente esencial. Y, precisamente, es fundamental para el buen funcionamiento de nuestro organismo ya que es utilizado por nuestro cerebro para la producción de noradrenalina, una sustancia que transmite señales entre las células nerviosas para promover el estado de alerta. También mejora el estado de ánimo, la memoria y el aprendizaje, disminuye la sensación de dolor (muscular, de cabeza y de espalda), es esencial para la formación de colágeno y mejora los síntomas de alzheimer y de depresión.

Los alimentos que contienen fenilalanina son productos alimenticios en los que se utiliza una fuente de fenilalanina (como edulcorante). En estos casos es habitual que conjuntamente con los ingredientes usados en su elaboración nos encontremos con edulcorantes como el aspartamo, como te comentaremos en líneas siguientes.

¿Por qué se advierte de su presencia en el etiquetado de muchos alimentos y productos alimenticios?

Cuando analizamos la etiqueta del producto que estamos comiendo o que vayamos a comer, es normal que nos preguntemos por qué se avisa acerca de la presencia de un determinado nutriente, sustancia o compuesto.

Por ejemplo, en el mismo yogurt que me estaba tomando hasta hace un momento también se advierte sobre la presencia de “trazas de soja, cacahuetes, frutos de cáscara y huevo”, y sé que esta advertencia se produce como alerta ante aquellas personas que padezcan algún tipo de intolerancia alimentaria o de alergia a alguno de estos alimentos. Pero, ¿qué ocurre con la fenilalanina?.

Cuando te encuentras con un producto en el que se dice que contiene una fuente de fenilalanina, se trata de una advertencia para personas con fenilcetonuria, una enfermedad hereditaria rara en la que se carece de una enzima llamada fenilalanina hidroxilasa, la cual es necesaria para descomponer la fenilalanina como aminoácido esencial, de forma que ésta se acumula en el cuerpo hasta causar daños en el sistema nervioso central, causando a su vez daño cerebral.

Cuando existe esta enfermedad el organismo es incapaz de convertir la fenilalanina en tirosina, de forma que en su lugar se convierte en fenilpiruvato.

Además, debemos tener en cuenta que cuando en ese producto se advierte sobre la presencia de fenilalanina es probable que, en sus ingredientes, también nos encontremos con el polémico aspartamo, un edulcorante sobre el que en los últimos años han surgido muchísimas dudas en relación sobre sus posibles efectos y consecuencias negativas para la salud. Y, ¡efectivamente!, lo he encontrado en la etiqueta el yogur que me estaba comiendo…

¿Deberíamos seguir comiendo productos con fenilalanina?

No podemos olvidarnos que la fenilalanina es un aminoácido esencial fundamental para el buen funcionamiento de nuestro organismo, que además de en productos alimenticios industriales, también la podemos encontrar en alimentos tanto de origen animal (como es el caso de la leche y derivados lácteos, huevos, carne y pescado) como de origen vegetal (como cereales, legumbres, verduras y hortalizas).

Por tanto, un consumo regular pero moderado y nunca excesivo no sería peligroso ni nocivo para nuestra salud. Siempre y cuando no existiera ningún tipo de contraindicación en este sentido.

No obstante, lo más aconsejable es optar por alimentos naturales que aporten fenilalanina, y no aquellos que hayan sido enriquecidos con ella utilizándola como edulcorante natural, como es el caso de alimentos dietéticos, refrescos y jugos enlatados.

Imagen | Bob Mical

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest