cosmo

La faringitis es una de las infecciones más comunes. Conocer cómo prevenirla es fundamental a la hora de no contraerla, y evitar sobre todo su contagio a personas cercanas.

La faringitis es una de las afecciones de las vías respiratorias más frecuentes y que más consultas genera en los centros de salud. Aunque podemos asociarlas en mayor grado a las épocas otoñales o invernales, la faringitis se puede dar en cualquier momento del año. Por eso demos estar atentos a cómo prevenir esta enfermedad.

Para ello os contaremos en este artículo cuáles son los consejos de los especialistas médicos para evitar los cuadros de faringitis y –por supuesto- qué es y cuáles son sus síntomas.

Cómo prevenir la faringitis

Algo a tener muy presente es que una prevención eficaz necesita que desarrollemos ciertos hábitos de cuidado y –dado que la faringitis se da muy frecuentemente en los niños- enseñar estos hábitos a nuestros niños para que puedan estar más saludables.

¿Qué es la faringitis?

Siempre que encontremos que el nombre de una enfermedad termina en “itis” quiere decir que se trata de una inflamación, en este caso de la faringe. Es decir, la faringitis es la inflamación o hinchazón de la faringe (o garganta), causada sobre todo por una infección vírica o bacteriana.

La faringe comunica la boca con la tráquea y con el esófago, por lo tanto es uno de los componentes de nuestro sistema respiratorio, a la vez que del sistema digestivo. También cumple una función en el sistema inmunológico, ya que allí se encuentran las amígdalas. También es fundamental para la fonación (emisión de sonido).

Como te comentábamos al comienzo de esta nota, se caracteriza por ser una de las enfermedades más comunes y habituales en la zona de la garganta.

dolor-de-garganta

Causas y síntomas de la faringitis

La faringitis puede ser causada por procesos infecciosos tanto de origen viral como bacteriano. Es preciso decir que muchas veces la faringe se encuentra irritada por ciertos agentes como el tabaco, el alcohol o la ingesta de comidas y bebidas muy calientes, lo que puede predisponer al desarrollo de una faringitis.

Entre los síntomas más usuales se encuentra el dolor de garganta, que puede acompañarse por dificultades o molestias al tragar los alimentos. Suele estar acompañada de fiebre moderada. También puede aparecer catarro.

Te recomendamos: Cómo aliviar el picor de garganta.

Consejos para prevenir la faringitis

Dado que la faringitis se da por una infección la mejor forma de evitarla es implementar ciertas normas de higiene y cuidado personal que podrán ayudarnos a disminuir la posibilidad de contagiarnos, no sólo de ésta sino también de otras enfermedades.

Mantén una adecuada higiene de las manos

Un hábito extremadamente importante es el aseo de las manos, que debe hacerse luego de ir al baño, cuando toses o estornudas y antes de ingerir alimentos. También es importante que todos en la casa tengamos, oficina, etc. tengamos los mismos cuidados a fin de reducir los riesgos de contagio. Si no podéis lavaros, tened siempre desinfectante para manos como el alcohol en gel o toallitas húmedas desinfectantes.

Hay ciertos elementos que pueden ser potencialmente mayores agentes de contagio por la forma en que son utilizados. Entre ellos debemos mencionar teléfonos, controles remoto y teclados. En estos casos debemos regularmente limpiarlos con desinfectante, lo mismo deberéis hacer si se trata de un cuarto de hotel. En caso de usar teléfonos públicos evitar apoyar nuestra boca o cara en ellos.

higiene-faringitis

Limpia bien los utensilios de cocina

Los otros elementos que debemos tener presentes para evitar contagios son todos aquellos que usamos para alimentarnos, dado que tienen directo contacto con nuestra boca. Los vasos, cubiertos, sorbetes o los alimentos mismo no deberíamos compartirlos o –en caso de los utensilios de cocina- lavarlos bien antes de usarlos.

Si alguien está enfermo trataremos de limitar el contacto y aumentar las precauciones antes mencionadas.

Otros consejos a tener en cuenta:

  • Utilizar siempre pañuelos descartables.
  • No fumar (esto impactará muy positivamente en su salud) y evitar el humo de fumadores.
  • Usar un humidificador, especialmente si el ambiente de la casa es muy seco.
  • Protegerse con máscaras para evitar la inhalación de polvo o productos químicos cuando se hagan limpiezas o refacciones en casa.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest