cosmo

La congestión nasal ocasiona que tengamos la nariz tapada o taponada, lo que nos impide respirar con normalidad. Descubre cómo aliviarla de forma natural.

Todos hemos tenido la nariz tapada o taponada en alguna ocasión. Es lo que médicamente se conoce como congestión nasal o rinorrea, y en los momentos en los que aparece puede llegar a convertirse en una auténtica incomodidad, que nos impide respirar con normalidad al formar parte de las vías respiratorias y no solo ser el órgano del olfato.

Su incomodidad es aún mayor si se acompaña de otros síntomas igual de comunes, como por ejemplo es el caso de tos y malestar general (cuando la causa es una gripe o un resfriado).

Descubre cómo aliviar la nariz taponada

La nariz se encuentra dividida en dos fosas nasales a través de las cuales el aire inspirado llega a la cavidad nasal gracias al tabique nasal. En ellas nos encontramos con unas estructuras osteomucosas conocidas con el nombre de cornetes; entre ellos distinguimos a su vez tres meatos nasales que sirven de relación entre la nariz y los senos nasales y la faringe.

Básicamente podemos definir la congestión nasal como la dificultad para respirar con normalidad debido a la inflamación de las membranas que cubren el interior de la nariz, ya sea por la presencia de mucosidad excesiva, por tener una obstrucción nasal o porque tenemos el tabique nasal más o menos desviado.

Precisamente las causas que ocasionan la aparición de la nariz taponada son en realidad muy variadas. Resumimos las más habituales o principales a continuación:

  • Sinusitis: consiste en la inflamación de los senos nasales debido a una infección.
  • Rinitis e infecciones: como consecuencia de resfriados o procesos gripales.
  • Alergias respiratorias: como es el caso, por ejemplo, de la alergia al polen.
  • Obstrucción: debido a cuerpos extraños en la nariz.
  • Desviación del tabique nasal.
  • Pólipos nasales: consisten en excrecencias totalmente benignas que se forman en la mucosa nasal.
  • Tumores nasales: pueden ser benignos y malignos.

En la mayoría de las ocasiones las causas son banales y responden mayormente a procesos infecciosos e inflamatorios, como por ejemplo es el caso de gripes, resfriados y por la propia sinusitis, que originan la formación excesiva de mucosidad.

Cómo aliviar la nariz taponada para respirar mejor

Debemos tener en cuenta que dependiendo de la causa que origine la congestión nasal el tratamiento variará. Así, por ejemplo, cuando se debe a una gripe o un resfriado que a su vez se acompaña de congestión nasal y rinorrea en la mayoría de las ocasiones tiende a curarse por sí solo sin necesidad de administrar ningún tipo de tratamiento.

No obstante, sí es cierto que es posible seguir algunos consejos útiles que ayudarán a la hora de destaponar la nariz, sobre todo de forma natural, fácil y sencilla. Los más adecuados son los siguientes.

aliviar-nariz-tapada

1. Vapor de eucalipto

También conocido como vahos de eucalipto, nos encontramos ante un remedio tradicional especialmente útil y adecuado a la hora de aliviar el malestar ocasionado por la acumulación de mucosidad, y para descongestionar tanto la nariz en particular como las vías respiratorias en general.

Su preparación es en realidad muy sencilla: solo tienes que poner agua en un cazo y un puñado de hojas de eucalipto, y dejar que el agua hierva durante 15 minutos. Pasado este tiempo, con cuidado de no quemarte, debes retirar el cazo del fuego, colocarlo encima de un plato en una mesa y situándote justo delante tratar de respirar su vapor tapándote la cabeza con una toalla.

Eso sí, debes tener mucho cuidado de no salir a la calle o coger frío después, por lo que es más aconsejable hacerlo antes de irte a la cama por la noche.

2. Vinagre con miel

El vinagre de manzana combinado con la miel actúa como expectorante natural. Con él se puede preparar un jarabe casero, pero también un remedio muchísimo más simple y sencillo para cuya elaboración solo necesitas unos minutos.

Solo necesitas 2 cucharadas de vinagre de manzana, 2 cucharadas de miel y 1 vaso de agua. Pon todos los ingredientes en el vaso de agua, mezcla un poco con ayuda de una cuchara y deja que la mezcla repose durante 5 minutos. Pasado este tiempo debes tomar este remedio inmediatamente.

Es aconsejable tomar este remedio natural 3 veces al día durante al menos 1 semana.

vinagre-con-miel

3. Infusión de plantas expectorantes

Con determinadas plantas y hierbas medicinales podemos elaborar una infusión ideal para aliviar la congestión nasal, sobre todo porque son plantas con acción expectorante. Entre las más destacadas podemos mencionar el laurel y la salvia. Con ellas vamos a aprender a preparar una maravillosa infusión.

Solo tienes que poner una taza de agua en un cazo y llevar a ebullición. Luego, cuando alcance este punto, vierte el agua encima de 1 cucharada de hojas de laurel y de 1 cucharada de salvia, tapa y deja en reposo durante 5 minutos. Finalmente cuela y bebe.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest