cosmo

¿Es posible evitar el efecto rebote? En caso de ser así, ¿cómo? Te descubrimos algunos consejos sencillos contra el efecto rebote en dietas de adelgazamiento, útiles para no recuperar el peso que hayas podido perder.

efecto-reboteCuando se sigue una dieta de adelgazamiento (con el objetivo precisamente de adelgazar y perder peso) es habitual que uno de los mayores temores sea el denominado como efecto rebote.

Como su propio nombre indica, el efecto rebote consiste en la recuperación de los kilos que se han perdido durante el seguimiento de la dieta de adelgazamiento, sobretodo una vez se ha finalizado el régimen de adelgazamiento.

Una de las principales causas de que una persona pueda pasar por este efecto rebote se debe sobretodo al seguimiento de una dieta que ha provocado una pérdida de peso rápida (en la que especialmente sólo se han perdido líquidos y no grasa, que es el objetivo último); o bien porque luego de terminarla cambia la dieta y comienza a comer alimentos prohibidos, excediéndose nuevamente en un consumo de calorías mayor al recomendado.

¿Existen consejos útiles para evitar el efecto rebote?

Evidentemente, existen algunos consejos sencillos que pueden ser de grandísima utilidad a la hora de evitar el efecto rebote. Toma buena nota, a continuación te indicamos los principales:

Sigue una dieta adecuada y equilibrada

La dieta que sigas debe haber sido prescrita por un dietista o nutricionista diplomado. Esta dieta debe aportarte menos calorías pero los diferentes nutrientes que tu organismo necesita.

Además, es recomendable que la pérdida de peso sea progresiva, y nunca rápida, de forma que la dieta debe incidir en una pérdida de grasa gradual, y no sólo líquidos.

No es aconsejable perder peso rápidamente

Además de ser peligroso para nuestra salud, no es en absoluto aconsejable que la pérdida de peso sea rápida, perdiéndose cada semana 2 o 3 kilos. En este sentido, muchos nutricionistas inciden en la importancia que, cada semana, se pierdan hasta 600 u 800 gramos, pero no más.

De esta forma evitaremos a su vez que luego de terminar la dieta se recupere el peso que hayamos perdido.

Practica ejercicio físico de forma regular, aunque hayas terminado la dieta

Suele ser común que la persona que comienza a seguir una dieta, habitualmente no practicaba antes ejercicio físico. Por tanto, si el empezar a seguir la dieta nos ayuda a mantener el hábito de practicar deporte, cuando finalizamos la dieta es fundamental continuar con esa práctica.

Continúa con la dieta de mantenimiento

Cuando la dieta la seguimos con nuestro nutricionista, es habitual que después de haber conseguido nuestro objetivo éste nos indique una dieta de mantenimiento a seguir, cuyo objetivo evidentemente es seguir con el peso que hayamos perdido y no recuperarlos.

Imagen | Charles Haynes

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest