Tanto el sobrepeso como la obesidad tienen serias consecuencias para nuestra salud, sobre todo cuando ese exceso de peso no se trata médica y nutricionalmente. Te descubrimos cuáles son.

En varias ocasiones te hemos hablado de los problemas de la obesidad, una enfermedad que de hecho cada año va en aumento, y que cada vez preocupa mucho más a especialistas en medicina, nutrición y dietética, y a las autoridades sanitarias. En este sentido, cuando se habla tanto de sobrepeso como de obesidad en sí, se tiende a hacer especial hincapié en la forma para bajar de peso y reducir esos kilos de más. Pero, ¿cuáles son las consecuencias de la obesidad? ¿Qué riesgos y que efectos provoca en la salud?.

Antes de analizar las principales consecuencias debemos ser conscientes del problema. Un problema que, como ya hemos comentado en algunos momentos, ha aumentado de forma alarmante en los últimos años, hasta el punto de convertirse en una auténtica epidemia en la mayoría de países desarrollados.

Consecuencias de la obesidad en la salud

Tal ha sido su incremento que muchos países han empezado a poner cartas sobre el asunto, prohibiendo –por ejemplo- la venta de bollería y refrescos en los colegios, e incluso Francia se está planteando implantar en el plazo de 2 años una tasa al azúcar (como ya hizo Méjico en su momento). De hecho, la propia Organización Mundial de la Salud identificó en un informe publicado en el año 2014 a la obesidad como una auténtica epidemia.

Poco tiempo después, en marzo de 2015, la propia OMS estimó que cada año mueren 2,6 millones de personas a causa de la obesidad, estimando que mil millones de adultos tienen sobrepeso. Y algo que aún alarmaba mucho más: 42 millones de niños menores de 5 años presentan sobrepeso.

Los principales efectos y consecuencias de la obesidad en nuestra salud

Existen distintos problemas de salud que se asocian tanto directa como indirectamente a la obesidad y al exceso de peso (sobrepeso). Podemos denominarlas o definirla como consecuencias de la obesidad, y las más destacables, comunes y alarmantes son las siguientes.

Te recomendamos: Calculadora de IMC.

Enfermedades cardiovasculares

Se tratan de enfermedades dentro de las que se incluyen otros trastornos y afecciones relacionados, como: accidentes cerebrovasculares, enfermedades coronarias y la enfermedad vascular periférica. Son, de hecho, las principales enfermedades responsables de una de cada tres muertes en hombres y en mujeres, y su incidencia continúa aumentando de forma alarmante.

colesterol-obesidad

El motivo es claro: la obesidad predispone a sufrir enfermedades cardiovasculares asociadas a la hipertensión arterial y a tener niveles elevados tanto de colesterol como de triglicéridos. ¿Por qué? Fundamentalmente porque las personas obesas presentan unos niveles de triglicéridos y de colesterol LDL mayores, así como unos niveles bajos de colesterol HDL.

También es común que presenten una acumulación de grasa intra-abdominal (lo que comúnmente se conoce como “manzanas”), lo que a su vez se asocia a un riesgo mayor de sufrir enfermedades coronarias.

Diabetes de tipo 2

Se trata de un tipo de diabetes que habitual y normalmente se desarrolla en la edad adulta, y que directamente está asociada al sobrepeso. Es conocida también como diabetes mellitus no insulinodependiente, y se encuentra especialmente ligada al sobrepeso y a la obesidad.

Te descubrimos: Cómo medir la circunferencia de la cintura.

Básicamente consiste en una enfermedad crónica e irreversible del metabolismo, en la que se produce un exceso de glucosa en la sangre y en la orina, debido a una disminución de la secreción de la insulina o a una deficiencia de su acción.

diabetes-obesidad

Se sabe que existe un riesgo mayor de desarrollar este tipo de diabetes cuando el Índice de Masa Corporal (IMC) es más alto, sobre todo en personas con antecedentes familiares de diabetes. Incluso se puede desarrollar diabetes cuando el IMC se sitúa dentro de un simple sobrepeso, aún cuando no se han llegado a alcanzar cifras de obesidad (IMC de 30).

Hipertensión arterial

Se caracteriza por la elevación de los niveles de presión arterial o la presión que el corazón ejerce sobre las arterias, sobre todo de forma sostenida o continua. Es decir, se trata de la presión excesivamente alta que la sangre ejerce sobre la pared de nuestras arterias.

Nos encontramos ante una enfermedad crónica y por lo general “silenciosa”, que no suele mostrar síntomas hasta que es demasiado tarde, aumentando el riesgo de sufrir problemas cardíacos (anginas, infarto o insuficiencia cardíaca), cerebrales (infarto o hemorragia cerebral) y renales (insuficiencia renal).

Riesgo mayor de sufrir determinados tipos de cáncer

Las personas con sobrepeso y obesidad presentan un riesgo mayor de sufrir algunos tipos de cáncer, entre los que se encuentran:

  • Cáncer de endometrio: cáncer que comienza y se origina en el endometrio, que consiste en el revestimiento interno del útero.
  • Cáncer de mama: puede afectar tanto a hombres como a mujeres, aunque su incidencia es mayor sobre todo en estas últimas. Aparece cuando las células del epitelio glandular se reproducen muy rápidamente y de forma incontrolada.
  • Cáncer de colon: comienza en el intestino grueso (colon) o en el recto (parte final del colon).

cancer-obesidad

Otras consecuencias para la salud

Además de las principales consecuencias para la salud causadas por la obesidad, que podríamos considerar como graves por la gran cantidad de muertes que originan cada año, también existen otras igualmente relacionadas. Son las siguientes:

  • Disminución de la esperanza de vida.
  • Puede desembocar en problemas de artritis.
  • Provoca depresión, así como una autoestima por lo general baja.
  • Puede causar disminución de la fertilidad tanto en hombres como en mujeres.

Comenta en Natursan