cosmo

Descubre cómo es la evaluación de la seguridad de los aditivos alimentarios, para descubrir cuáles son o no seguros para nuestra salud.

Los aditivos alimentarios, como su propio nombre indica, son sustancias o compuestos que se añaden a los alimentos y bebidas durante su proceso de elaboración, con el objetivo de cumplir con determinadas funciones, dependiendo precisamente de los distintos tipos de aditivos alimentarios que existen.

Así, por ejemplo, mientras que unos aditivos alimenticios cumplen la función de mejorar las propiedades o cualidades organolépticas del alimento o bebida (su sabor, apariencia, color y textura), otros permiten ampliar su periodo de consumo.

Seguridad de los aditivos alimentarios

No obstante, como ya vimos en la nota en la que te hablábamos sobre los efectos secundarios de los aditivos alimentarios, es común –y normal- que en determinados momentos sintamos cierta preocupación sobre si su uso y consumo es o no seguro.

En lo que se refiere a cómo se evalúa la seguridad de los aditivos alimentarios, es necesario saber que todos los aditivos alimenticios que se utilizan en la industria alimentaria deben tener un objetivo o propósito útil demostrado. Para ello, son sometidos a una valoración científica especializada tanto rigurosa como completa, lo que permite garantizar su seguridad antes de la autorización de su uso.

A nivel internacional existe un Comité Conjunto de Expertos en Aditivos Alimentarios (Joint Expert Committeee on Food Additives, JECFA), que trabaja bajo la orden de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) y la OMS (Organización Mundial de la Salud), cuyas valoraciones se basan en la revisión de todos los datos toxicológicos disponibles. A partir de estos datos determinan un nivel dietético máximo del aditivo (conocido como “nivel sin efecto aditivo observado”), y que no presente efectos tóxicos demostrables, para luego determinar la cantidad de “ingesta diaria admisible” (o IDA).

Además, en Europa el Comité Científico para la Alimentación Humana de la UE (Scientific Committee for Food, SCF) es el encargado de realizar tales estudios

En la Unión Europea, los aditivos alimentarios se encuentran regulados por la Directiva europea 89/107/CEE, que los define como “cualquier sustancia, que, normalmente, no se consuma como alimento en sí, ni se use como ingrediente característico en la alimentación, independientemente de que tenga o no valor nutritivo, y cuya adición intencionada a los productos alimenticios, con un propósito tecnológico en la fase de su fabricación, transformación, preparación, tratamiento, envase, transporte o almacenamiento tenga, o pueda esperarse razonablemente que tenga, directa o indirectamente, como resultado que el propio aditivo o sus subproductos se conviertan en un componente de dichos productos alimenticios.”

Imagen | maira.gall

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest