cosmo

¿Crees que tienes un tapón de cera en los oídos? Te desvelamos cuáles son sus síntomas y signos, los necesarios para identificar tapones de cerumen en las orejas.

Aunque no lo creas esa sustancia de color amarillento y de aspecto seroso que aparece en el interior de tus oídos ejerce importantísimas funciones en la limpieza y protección de tu oído. De hecho, basta con echar un vistazo a las funciones de la cera o cerumen para percatarnos de su papel destacable a pesar de ser en realidad tan denostada.

Por ejemplo, ejerce una interesante función protectora al ayudar a atrapar el polvo, la suciedad y otras impurezas que podrían entrar en el interior del oído, actuando como antibacteriano y antifúngico. También actúa como lubricante debido a su contenido en lípidos, siendo útil para evitar el pelaje, desecamiento y el picor de la piel que encontramos en el interior del canal auditivo. Por último también actúa como un limpiador natural, puesto que al avanzar desde el interior del oído hacia el exterior limpia todo en canal, llevándose consigo y arrastrando el polvo y la suciedad.

Síntomas causados por los tapones de oídos

Pero en ocasiones la cera o cerumen puede acumularse en exceso. Es lo que se conoce como tapón de cera o tapón de cerumen, y entre sus causas más comunes o habituales podemos mencionar el seguimiento de un proceso de limpieza poco adecuado, que genera la obstrucción del canal auditivo y puede a su vez dar lugar a lesiones.

Es decir, el tapón de cera se produce cuando existe una alteración del mecanismo natural de limpieza del oído, ya que como descubríamos en una ocasión anterior en la que te hablábamos sobre cómo retirar el exceso de cera, nuestro oídos ya disponen de un mecanismo natural fundamental para la adecuada limpieza del oído. Su funcionamiento es sencillo: la cera o cerumen tiende a pasar lentamente por el canal auditivo medio hasta llegar al canal auditivo externo, arrastrando todas las impurezas y el polvo existente en el interior del canal. Luego esa cera es eliminada cuando nos duchamos o nos bañamos, prácticamente sin darnos cuenta.

Síntomas del tapón de cera más habituales

Si crees tener un tapón de cera o cerumen en los oídos debes atender en primer lugar a cuáles son los síntomas que produce el tapón de cera, para saber si efectivamente puedes o no tener los oídos taponados como consecuencia de un exceso de cerumen. Son los siguientes:

  • Pérdida de audición: esta pérdida de audición tiende a ser repentina, nunca gradual. Es el síntoma más típico y el más común que ayuda a reconocer si efectivamente tenemos o no un tapón de cera en los oídos. La disminución de la audición es tan drástica que tiende a aparecer de un día para el otro. Pero debemos estar tranquilos, ya que la audición vuelve a recuperarse de nuevo una vez es extraído el tapón de cera.
  • Autofonía: la persona que tiene el tapón siente que al hablar parece escuchar su propia voz. Lo mismo ocurre cuando masticamos, teniendo la sensación de que escuchamos el sonido causado por las mandíbulas al chocar entre sí.
  • Dolor de oídos: su intensidad tiende a ser variable aunque en la mayoría de las ocasiones es más bien leve o media.
  • Otro síntomas relacionados: además de los síntomas indicados, podemos tener cierta sensación de taponamiento en los oídos (es decir, como si tuviéramos algo en el interior de los oídos que no desaparece cuando nos masajeamos la oreja), escuchar molestos zumbidos o incluso sufrir mareos leves.

dolor-tapones-oidos

¿Y si presento alguno de estos síntomas? ¿Qué hago?

Una vez creas que puedes tener un tapón en los oídos lo más adecuado es acudir a un otorrinolaringólogo con el fin de que nos extraiga el tapón de oídos. Para ello utiliza la introducción de agua templada en el oído con el fin de reblandecer la cera y que salga hacia fuera.

También puede usarse cirugía instrumental, útil para llevar a cabo un control microscópico adecuado, realizándose a su vez la limpieza de forma correcta con los instrumentos médicos adecuados.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest