cosmo

Conocer los síntomas de la apendicitis y sus señales en el cuerpo es fundamental para evitar posibles complicaciones graves y acudir rápidamente a urgencias. Te los desvelamos.

Probablemente sea una de las palabras más temida por muchas personas, especialmente para quienes han tenido un caso cerca, fundamentalmente porque puede convertirse en una condición realmente grave, y porque se trata –de hecho- de una de las causas más comunes de cirugía de emergencia. Te hablamos de la apendicitis, que médicamente consiste en la inflamación del apéndice, una pequeña bolsa conectada al intestino grueso de unos 8 centímetros aproximadamente.

Generalmente se produce cuando la abertura del apéndice se bloquea, ya sea por la presencia de heces o por un cuerpo extraño, y en ocasiones raras por la presencia de un tumor. Se puede producir a cualquier edad, aunque es mucho más habitual entre los 10 a los 30 años, siendo más difícil de diagnosticar en niños pequeños, mujeres en edad fértil y ancianos. De hecho, en las mujeres en edad fértil es mucho más difícil porque determinadas alteraciones ginecológicas (como un embarazo ectópico, el proceso de la ovulación durante el ciclo menstrual o la torsión de un quiste ovárico) puede cursar con dolor abdominal sin fiebre.

Síntomas de la apendicitis

Cuando la luz del apéndice se obstruye comienza el proceso inflamatorio, que a su vez se ve agravado por la infección bacteriana producida por las bacterias que normalmente encontramos en el intestino grueso. Esto aumenta la presión en el interior del apéndice, debilitando su pared y ocasionando su ruptura y perforación apendicular.

Se trata de una emergencia médica que debe ser tratada cuanto antes, dado que entre las 24 a 48 horas desde el comienzo de los síntomas se tiende a producir la peroración, pudiendo causar absceso abdominal, peritonitis difusa y en los casos más graves pileflebitis (que ocurre cuando se forman émbolos sépticos que van al hígado). De hecho, si continúa sin tratamiento quirúrgico el apéndice se rompe liberando todo su contenido en la cavidad abdominal, de forma que al formase pus tanto en el apéndice como a su alrededor puede trasladarse a la circulación sanguínea.

Las señales que pueden alertarte sobre un apendicitis

Por lo general nos encontramos ante una afección difícil de tratar, ya que los síntomas de la apendicitis pueden variar. No obstante, el primer síntoma es la presencia de dolor que se sitúa alrededor del ombligo. Se trata de un dolor leve al principio, que poco a poco se va volviendo más agudo y grave.

Dolor por apendicitis

El dolor se desplaza a la parte inferior derecha del abdomen, concentrándose en un punto situado sobre el apéndice, conocido con el nombre de punto de McBurney (lo encontramos entre el tercio externo y los dos tercios internos de una línea imaginaria situada entre el ombligo y la espina ilíaca superior derecha). Durante la palpación el dolor tiene su mayor intensidad en este punto. Por otra parte, el dolor puede empeorar al hacer movimientos rápidos, al caminar o al toser.

También pueden presentarse otros síntomas como náuseas y vómitos, lo que en muchas ocasiones el diagnóstico puede confundirse con otras afecciones gastrointestinales, como por ejemplo es el caso de la gastroenteritis. Lo mismo ocurre con la enfermedad de Crohn, que ocasiona dolor en el cuadrante inferior derecho del abdomen.

Imágenes | ISTOCKPHOTO/THINKSTOCK

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest