cosmo

Consejos útiles para proteger los riñones de forma natural y totalmente efectiva, ideal para mantener una buena salud renal.

Los riñones consisten en un par de órganos con forma de frijol o habichuela que pueden llegar a alcanzar el tamaño de un puño cerrado (esto es, aproximadamente unos 13 centímetros de largo y unos 8 centímetros de ancho), que encontramos situados en la parte posterior de la cavidad abdominal, justo por encima de la cintura. Eso sí, mientras que el riñón izquierdo lo encontramos situado debajo del diafragma, el riñón derecho lo encontramos debajo del hígado.

En lo que se refiere a sus funciones principales, como de buen seguro sabrás, son órganos fundamentales en el proceso tanto de desintoxicación como de depuración de nuestro organismo, al encargarse –entre otros aspectos- de la eliminación de las toxinas y desechos que nuestro cuerpo acumula y no necesita. Teniendo en cuenta muchas de las funciones en las que participan, es importantísimo cuidar los riñones para mantener su salud, así como saber cómo protegerlos.

Proteger los riñones

Una opción especialmente útil y adecuada es realizar una depuración de riñones cada cierto tiempo, de manera que le ayudamos a recuperar la salud y a mantener sus diferentes y distintas funciones de forma correcta.

Consejos útiles para proteger los riñones

1. Mantén una dieta equilibrada

La dieta que sigamos cada día es fundamental no solo a la hora de cuidar la salud, sino a la hora de cuidar y proteger los riñones. Son especialmente adecuados los alimentos frescos ricos en vitaminas, minerales y agua, tales como frutas, verduras y hortalizas frescas.

Opta por los mejores alimentos para los riñones, que cuentan con acción diurética y depurativa, de forma que son muy útiles porque ayudan al buen funcionamiento de los riñones. Destacan hortalizas y verduras como el apio, espárragos y las berenjenas, además de frutas como los arándanos, la sandía y el melón.

apio

2. Evita seguir una dieta muy rica en proteínas

Aunque las proteínas son fundamentales para nuestro organismo (de hecho, deben conformar entre un 10 a un 35% de las calorías que consumimos cada día, en torno a 50 a 175 gramos diarios), tienden a exigir a los riñones un esfuerzo extra para su eliminación, sobre todo cuando nos encontramos ante proteínas de origen animal.

Por tanto, aunque se aconseja reducir y no excedernos en el consumo de alimentos de origen animal tales como carnes, huevos, lácteos y quesos, no es aconsejable eliminarlos de la dieta.

3. Evita un consumo excesivo de sal

Aunque el sodio es un mineral fundamental para nuestro organismo, lo cierto es que lo más habitual es que nos excedamos en su consumo. Y es que a pesar que la mayoría de los alimentos ya nos aportan sodio por sí mismos, la realidad es que solemos añadir aún más sal a los platos para darles más sabor. ¿El resultado? Consumimos más sodio del que en verdad necesitamos cada día.

El sodio causa un esfuerzo extra a los riñones, de manera que con el paso del tiempo puede llegar a afectar gravemente a su buen funcionamiento. En concreto, puede causar hipertensión arterial u otros problemas de salud.

4. Evita un consumo excesivo de alimentos ricos en potasio

Tanto el plátano como los frutos secos son alimentos sumamente recomendados dentro de una dieta variada y equilibrada. No obstante, al ser alimentos ricos en potasio, un consumo excesivo puede ser contraproducente para la salud de los riñones. Especialmente si los riñones ya padecen de antemano algún tipo de lesión, enfermedad o patología.

5. Mantén la tensión arterial controlada

Mantener una tensión arterial controlada, dentro de unos niveles normales, te asegurará una buena salud renal. Y es que cuando la tensión arterial se sitúa por encima de valores considerados como adecuados o normales, los riñones tienden a enfermarse, pudiendo llegar a producir incluso una insuficiencia renal crónica.

Tensiómetro

En este sentido, lo fundamental es tratar de mantener siempre la presión sanguínea por debajo de 130-139/85-89 mm Hg (sistólica/diastólica), dado que una tensión arterial alta es un riesgo para la salud, al aumentar la probabilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares.

Por tanto, una opción útil –y recomendada- es saber cómo bajar la tensión arterial. Entre los consejos más aconsejables, podemos mencionar:

  • Practica ejercicio físico con regularidad, lo que te ayudará a cuidar tu salud cardiovascular.
  • Sigue una alimentación saludable, basada en el seguimiento de una dieta variada y equilibrada.
  • Evita hábitos malsanos, como el tabaco y el alcohol.

Como ves, son consejos sumamente sencillos y muy fáciles de seguir, que te ayudarán de forma muy positiva a la hora de proteger la salud de tus riñones.

Imágenes | Hey Paul Studios / J R / rosmary

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest