cosmo

Tanto en otoño como en invierno debemos extremar el cuidado de nuestra piel, y protegerla del frío lo máximo posible. Te ofrecemos algunos consejos útiles que deberás tener en cuenta durante estos meses.

Seguramente sabrás que tanto en otoño como el invierno es preciso redoblar el cuidado de nuestra piel, ya que el frío afecta a nuestra piel dejándola reseca, tirante, y sin luminosidad. Para evitar todo esto, os traemos algunos consejos de belleza sobre cómo proteger la piel del frío en otoño e invierno.

La pérdida de hidratación de nuestra piel es la consecuencia más frecuente de las bajas temperaturas. Por ello, no sólo en verano debemos cuidar la hidratación ya que –de hecho- es en el invierno cuando más agua pierde nuestra piel.

¿Cómo proteger la piel del frío en los meses de otoño e invierno?

¿Qué ocasiona la deshidratación? El frío provoca la vasoconstricción de los capilares lo que vuelve más lenta la renovación celular. La mayor proporción de células muertas en la epidermis dificulta que la secreción sebácea lubrique y nutra la capa superior de nuestra piel.

Otros factores contribuyen a la deshidratación de la piel en otoño e invierno, como la baja de la humedad del ambiente a raíz de la calefacción.

El efecto concreto es dejar nuestro cutis más seco y sensible. Por consiguiente, provoca una disminución de la elasticidad, que es el origen de las arrugas. En algunos casos más sensibles incluso pueden generarse descamaciones o rojeces en las mejillas (consecuencia los cambios bruscos de temperatura-).

Consejos para limpiar el rostro en invierno

En invierno debemos cuidar a diario la rutina de limpieza e hidratación de nuestro cutis, para poder mantener la capa hidrolipídica en su punto adecuado.

La limpieza diaria es vital para el cuidado de nuestro rostro, ya que nos permite eliminar restos de contaminación, polvo, residuos de cosméticos, el sudor, la secreción sebácea y las células queratinizadas. Lo recomendable es realizar la limpieza al despertarnos y antes de acostarnos para retirar el maquillaje y eliminar estas impurezas de nuestra piel.

piel-otono-frio

Algunas recomendaciones a tener en cuenta para la limpieza de nuestro rostro:

  • Utilizar un limpiador suave, sin contenido de jabón. Son los más recomendables los recomendados para pieles sensibles.
  • Leer las especificaciones del producto. Optar por limpiadores a base de Syndets o tensioactivos no iónicos o anfóteros y con un pH ácido eudérmico (no se recomienda usar los de pH neutro) entre 5 y 5,5 es lo ideal.
  • Retirar del resto el limpiador utilizando una toalla apenas humedecida.
  • Evitar lavar la cara con frecuencia ya que esto puede ser contraproducente, aumentando la desecación de la piel.
  • Incorporar a nuestra rutina de limpieza un tónico, aplicándolo entre el cosmético limpiador y otros productos de tratamiento que utilicemos. De esta forma podremos recuperar el pH natural de nuestra piel.
  • Para aquellas que tienen pieles gruesas o grasas se recomienda exfoliar suavemente con periodicidad la piel. Así reduciremos la acumulación de las células muertas, que dan un aspecto opaco y grisáceo.

Otros consejos para proteger la piel del frío

Debemos ocuparnos de mantener hidratada y nutrida la piel, aplicando una vez al día crema hidratante (para pieles muy secas, hacerlo dos o tres veces al día). También es importante aplicar algún cosmético para el contorno de los ojos ya que la dermis es más delicada en la zona periocular.

consejos-piel-invierno

Otro consejo a tener en cuenta es proteger del frío esta área con gafas de sol cuando salimos fuera que favorezcan la regeneración.

Finalmente, para poder cuidar al máximo nuestra piel durante el otoño y el invierno, se recomienda aplicar cosméticos regeneradores antes de dormir para estimular los procesos de regeneración de nuestra piel.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest