cosmo

A veces es posible que el bebé, antes del parto, trague meconio (la primera caquita del recién nacido). Te explicamos si es posible prevenirlo y cómo.

El meconio consiste básicamente en la primera caquita que hace el recién nacido. Se encuentra compuesto de líquido amniótico, bilis, moco, agua, células escamadas (tanto del tracto intestinal como de la propia piel), y de lanugo, que consiste en el vello finísimo que cubre el cuerpo del bebé y lo protege. También contiene células muertas y secreciones precisamente tanto del estómago como del hígado.

Se trata de una sustancia generalmente viscosa y espesa, que en apariencia posee un color que oscila entre el verde oscuro al negro. Se empieza a formar durante el periodo fetal, y son consideradas como las primeras heces del bebé.

¿Se puede prevenir que el bebé trague meconio?

Habitualmente, en la mayoría de las ocasiones, el recién nacido expulsa el meconio después del parto, poco tiempo después. De hecho, puede tardar hasta 48 horas en ser expulsado por el bebé tras el nacimiento. Pero ¿sabías que también es posible que sea expulsado dentro del útero?.

Esto puede causar lo que se conoce médicamente como el Síndrome de aspiración de meconio o aspiración neonatal de meconio. Y es que, en ocasiones, puede ocurrir que la futura mamá al momento de romper aguas observa la presencia de meconio en el líquido amniótico.

Como manifiestan muchos ginecólogos, este es un síntoma que delata que el bebé posee dificultades antes del parto, ya que en ocasiones en respuesta al sufrimiento fetal su cuerpo expulsa el líquido amniótico ya sea antes del nacimiento o durante el propio parto, que provoca contracciones intestinales y la relajación del esfínter anal que facilita que finalmente el meconio contamine el líquido amniótico.

Precisamente, un síntoma claro de que el líquido amniótico ha sido contaminado con meconio es cuando se vuelve verduzco, cuando normalmente presenta una apariencia clara.

¿Qué es el Síndrome de aspiración de meconio?

Se produce cuando el bebé, que aún no ha nacido, se traga sus primeras caquitas como consecuencia de que el parto se ha retrasado y finalmente las ha expulsado en el interior del útero.

meconio

Se trata de un síndrome peligroso que ocasiona una inflamación de los pulmones. Esta inflamación provocará finalmente distrés respiratorio (también conocido como sufrimiento respiratorio), pudiendo aumentar el riesgo de neumonía química por aspiración, daño cerebral debido a la falta de oxígeno, dificultad respiratoria (que dura varios días), atelectasia pulmonar e hipertensión pulmonar persistente.

Como vemos, consiste en una forma de dificultad respiratoria aguda que se produce por la aspiración de líquido teñido por meconio.

¿Es posible prevenir que el bebé trague meconio?

Aunque no lo creas, en realidad el síndrome de aspiración de meconio es difícil de prevenir. ¿Por qué? Fundamentalmente porque cuando el parto se atrasa y se de lo que médicamente se considera como fecha probable de parto, es más probable que el bebé expulse sus primeras heces antes del momento del nacimiento.

No obstante, aunque no se pueda prevenir directamente, sí es posible de disminuir el riesgo. ¿Cómo? Asegurándose de que el nacimiento del bebé se produce antes de la semana 42 de gestación.

meconio-bebe

Después de que el bebé expulse meconio sus deposiciones comenzarán a ser más sólidas, y tendrán el color amarillo habitual. Pero si el bebé no realiza sus deposiciones normalmente después de esas 48 horas es importantísimo acudir de forma urgente al pediatra para una valoración personalizada.

Existen algunos factores de riesgo que pueden ocasionar que el bebé expulse el meconio antes del nacimiento. Por ejemplo, es más habitual en los nacimientos fuera de fecha, en caso de hipertensión de la mamá, preeclampsia o insuficiencia placentaria.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest