Como ya hemos tratado en muchas ocasiones, el otoño es una estación de transformaciones que, como bien sabemos, influye mucho en nuestra estado tanto de ánimo como físico.

frio

Aunque nos parezca que nuestro cuerpo y que la vida en sí siguen igual, en nuestro interior se producen una serie de cambios que nos ayudan a adaptarnos a la bajada de temperaturas y a la disminución de la luz solar.

Muchos expertos coinciden en comentar que justamente después del verano, se produce el denominado como “bajón postvacacional”, que consiste fundamentalmente en un aumento de los síntomas tanto del estrés como de la ansiedad.

Existen algunos trucos que nos ayudarán a mejorar nuestra salud tras la llegada del otoño y del invierno. En definitiva son sólo unos sencillos pasos que, si los seguimos, nos ayudarán disfrutar de estas bellas estaciones del año:

  • Duerme lo necesario para estar descansados/as. Evita irte a dormir a las tantas y duerme las horas suficientes (siete u ocho). De esta forma nuestra piel se verá más luminosa y descansada, y nuestro sistema inmunitario mejorará.
  • Aliméntate y come sano, en cantidades suficientes y de todo, especialmente aumentando la ingesta tanto de frutas como de verduras.
  • ¡Muévete! Haz ejercicio, ya sea caminando durante media hora / una hora todos los días, o incluso practica algo de footing.
  • Ya nos hemos enterado sobre algunos de los beneficios más importantes de beber agua. La recomendación en este caso es tomar grandes cantidades de agua, que ayudará a su vez a hidratar nuestra piel.
  • Relájate y disfruta de las tardes de otoño e invierno. De esta manera mantendrás a raya el estrés y la ansiedad.

Si te ha interesado esta nota conoce algunos de los remedios naturales que nos brinda la fitoterapia para el otoño y el invierno.

Comenta en Natursan