cosmo

¿Quieres aprender a elaborar una deliciosa mousse de chocolate con textura esponjosa y que además sea perfecto? Te proponemos esta deliciosa receta con chocolate negro puro.

Si existe un postre generalmente cremoso y esponjoso, de textura curiosa con burbujitas diminutas, y que tradicional se elabora con chocolate, es bastante posible que el primero que te venga a la cabeza sea la mousse, uno de los postres más tradicionales y típicos de la gastronomía francesa que ha llegado hasta otros tantos países y que tanto gusta a muchas personas.

Se trata efectivamente de un postre de origen francés, el cual se elabora con clara de huevo montada a punto de nieve (como una especie de merengue), que es la que precisamente le aporta su consistencia tan característicamente esponjosa, y su textura con burbujas pequeñas. También es posible elaborarlo con crema de leche batida, aunque por lo general la receta comúnmente más utilizada es la de clara de huevo.

Receta de mousse de chocolate esponjoso

Pero debemos tener en cuenta que esa textura tan característica se debe precisamente a las claras batidas a punto de nieve y su correcta mezcla con la crema base de la que se parte, y que conformaría finalmente la mousse en sí misma.

Debido a su textura también recibe popularmente el nombre de espuma, encontrándonos ante un postre exquisito que, bien elaborado, destaca por su apariencia apetitosa que al coger la primera cuchara nos brinda la posibilidad de distinguir su textura suave y esponjosa.

Algunos trucos a tener en cuenta antes de hacer una mousse de chocolate

Aunque no lo creas, si quieres elaborar una mousse de chocolate perfectamente esponjosa es necesario tener en cuenta una serie de trucos o ideas básicas, que te ayudarán a conseguir el resultado esperado.

mousse-chocolate

Toma buena nota:

  • Utiliza chocolate negro de buena calidad: no solo en el mousse de chocolate, sino ante la elaboración de cualquier postre, lo mejor es optar siempre por chocolate de buena calidad con un mínimo de 70% de cacao, para que así sea lo más puro posible.
  • Evita el azúcar: el chocolate, aunque sea negro, ya dispone por sí mismo del suficiente dulzor como para no cometer la torpeza de añadir azúcar. Por tanto, evita el azúcar siempre que vayas a elaborar un mousse de chocolate.
  • Añade una pizca de sal: aunque parezca difícil de comprender, añadir una pizca de sal a la mousse de chocolate te permitirá disfrutar aún más del sabor de chocolate, convirtiéndose en un sabor un poco más intenso.

Descubre más: Cómo hacer un delicioso mousse de higos

Receta de mousse de chocolate perfecto

Vamos a aprender a hacer una mousse de chocolate perfecto. Para ello te proponemos ingredientes para 4 personas. Por otro lado, tardarás 30 minutos en elaborarla y 3 horas en total para terminarla; y posee 355 calorías por cada taza. En esta ocasión optaremos por utilizar nata en lugar de clara de huevo. Comprobarás el resultado perfecto por ti mismo/a.

mousse-de-chocolate

Ingredientes:

  • 200 gr. de chocolate 70% mínimo de cacao
  • 100 ml. de nata 35% MG + 200 ml. de nata semimontada 35% MG
  • Una pizca de sal en escamas

Preparación del mousse de chocolate perfecto:

  1. En primer lugar ralla el chocolate y resérvalo. Luego pon en un cazo 100 ml. de nata y calienta hasta que alcance el punto de ebullición. Retira del fuego y aún caliente añade el chocolate negro rallado. Remueve con ayuda de una cuchara de madera hasta que el chocolate se muestre fundido y perfectamente brillante. Añade una pizca de sal en escamas y vuelve a mezclar. Deja que el chocolate fundido se airee y alcance una temperatura de al menos 35º.
  2. Mientras tanto, bate el resto de la nata fría hasta que consigas una textura semimontada (es decir, evitando que se monte del todo para así conseguir la esponjosidad que estamos buscando). Reserva en el frigorífico.
  3. Cuando el chocolate fundido alcance la temperatura indicada añade tres cucharadas de la nata semimontada y con ayuda de una espátula remueve poco a poco, de manera delicada, siempre con movimientos envolventes hasta que no se formen líneas de color. Una vez conseguido esto añade el resto del chocolate y vuelve a remover de nuevo de manera delicada.
  4. Es el momento ideal para verter la mousse en copas o en el lugar donde vayas a servirlo.
  5. Pon la mousse de chocolate en el congelador y reserva durante 3 horas. Luego mantenlo en el frigorífico hasta el momento en que vayas a servirlo.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest