cosmo

La infusión de manzanilla es una bebida medicinal con increíbles beneficios para la salud. Descubre cómo prepararla en casa con esta receta y conoce qué ingredientes necesitas.

Si te preguntáramos por una planta medicinal con cualidades digestivas, que además de tener un sabor agradable sorprende por su delicado y característico aroma, es probable que la manzanilla sea una de las hierbas que casi al momento te vengan a la cabeza. ¿Por qué? Posiblemente porque es una de las plantas más populares, comúnmente utilizada en la elaboración de infusiones con propiedades para hacer bien la digestión, y porque en definitiva es muy posible que tengas un puñado de flores de manzanilla fresca o seca en la despensa.

Como vemos, se convierte casi sin ninguna duda en un remedio tremendamente socorrido, tan popular como cualquier otra planta medicinal que podamos encontrar fácilmente en casa, como por ejemplo ocurre también con la hierbabuena o la tila, ambas plantas con cualidades igualmente digestivas y además también tremendamente relajantes.

Receta de infusión de manzanilla

En el caso particular de la manzanilla, se trata de una planta medicinal conocida también con los nombres de manzanilla romana  o camomila, y desde un punto de vista científico es conocida con la denominación de Chamaemelum nobile, perteneciente a la familia de las asteráceas, la misma familia de las margaritas (de hecho sus flores son tan parecidas que es muy habitual confundirlas). Es originaria y nativa de Europa, desde donde fue introducida a América, donde empezó a comercializarse y finalmente directamente a cultivarse.

Una opción natural, fácil y sencilla a la hora de disfrutar de sus cualidades medicinales, es elaborar una infusión de manzanilla, que nos brinda la posibilidad de extraer todas sus propiedades y además de manera bastante simple. Pero antes de explicarte los pasos a seguir vamos a indagar un poco más acerca de sus beneficios más importantes.

Cuáles son los beneficios de la infusión de manzanilla

Buena para hacer bien la digestión

No hay duda que nos encontramos ante una de las cualidades más conocidas de la manzanilla: sus beneficios digestivos, de manera que si tomamos cada día una taza de infusión de manzanilla después de las comidas conseguiremos hacer mejor la digestión.

Te recomendamos: Beneficios de la manzanilla para la piel.

Además, en caso de indigestión, náuseas, vómitos y dolores de estómago la infusión de manzanilla es sumamente útil. Pero debemos tener cuidado, ya que si utilizamos mucha manzanilla para elaborar la infusión o la dejamos mucho tiempo en remojo puede ejercer el efecto contrario y llegar a ser incluso vomitiva.

por otro lado, es igualmente útil en caso de gastritis, ayudando a aliviar las molestias más comunes de esta inflamación del estómago.

manzanilla-relajante

Nos ayuda a relajarnos

La manzanilla es una planta con propiedades sedantes, por lo que la infusión tomada un ratito antes de irnos a la cama nos ayudará a conciliar mejor el sueño, ayudándonos a su vez a que éste sea muchísimo más profundo y reparador.

Es más, no solo se convierte en una buena opción para descansar mejor por las noches, sino que también es interesante para cuando estamos nerviosos/as y necesitamos relajarnos después –por ejemplo- de un día ajetreado y estresante, o cuando tenemos nervios y no podemos relajarnos de otra forma.

Útil contra los dolores menstruales

En caso de dolor menstrual ¿sabías que la manzanilla es sumamente interesante para aliviar las molestias y dolores comunes que surgen durante la menstruación?. Esto es debido a su acción ligeramente sedante, de ahí que sea tremendamente efectiva en este sentido.

Cicatrización más rápida con manzanilla

En caso de herpes o aftas bucales, si te realizas enjuagues bucales con infusión de manzanilla su cicatrización será muchísimo más rápida.

Es más, en caso de pequeñas heridas la piel tiende a regenerarse mucho mejor, y de forma más rápida, cuando aplicas alguna crema con manzanilla sobre ella.

receta-infusion-manzanilla

Cómo preparar la infusión de manzanilla

La elaboración de la infusión de manzanilla muy sencilla. Para conseguirlo solo necesitas 1 cucharada de flores de manzanilla y el equivalente a 1 taza de agua.

En primer lugar pon el agua a hervir, y cuando comience a hervir apaga el fuego y añade la cucharada de manzanilla. Deja reposar durante 5 minutos. Finalmente cuela, sirve en una taza y bebe.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest