cosmo

El té de jengibre y cúrcuma es una bebida medicinal interesante con increíbles beneficios para la salud. Descubre sus propiedades y cómo prepararlo con esta receta.

No hay nada más maravilloso que disfrutar de una deliciosa taza de té, por ejemplo mientras nos encontramos leyendo nuestro libro favorito, escuchamos algo de música o compartimos un rato de charla con algún amigo/a. O simplemente como forma de disfrutar de sus increíbles cualidades nutricionales y sus propiedades medicinales, algo que variará en función de la variedad de té que escojamos para la elaboración de esta maravillosa bebida.

Lo cierto es que se pueden elaborar una diversidad muy interesante de tés, aunque no hay duda que entre las variedades más consumidas y preparadas podemos encontrar el té verde, el té rojo, el té negro y el té blanco. También podemos distinguir otras opciones menos conocidas pero igual de deliciosas, como por ejemplo es el caso del conocido como té azul o el té amarillo.

Té de jengibre y cúrcuma

Pero si existe una bebida medicinal que además de beneficiosa y deliciosa se convierte en una opción natural excelente a la hora de calentar nuestro cuerpo cuando hace mucho frío, aliviar las náuseas o simplemente como tónico para el organismo eses es el té de jengibre y cúrcuma.

Los beneficios del té de jengibre y cúrcuma

Ayuda a cuidar el hígado

Se trata de una bebida muy beneficiosa para cuidar el hígado de manera totalmente natural, gracias a que cuenta con sustancias hepatoprotectoras que ayudan a proteger las células del hígado.

Pero esta cualidad no solo comprende al hígado, ya que también ayuda a cuidar la vesícula biliar, convirtiéndose en una bebida natural interesante para quienes sufren de piedras en la vesícula.

Una bebida muy digestiva

Además de ser una opción natural excelente para cuidar y proteger el hígado, el té de cúrcuma  y jengibre es un maravilloso tónico para el sistema digestivo, por lo que se convierte en una bebida digestiva ideal para facilitar y mejorar las digestiones (por ejemplo, resulta muy adecuada en caso de digestiones lentas, pesadas y dispepsias). También es útil en caso de gastritis.

Alivia los gases

Además de ser una bebida digestiva que actúa como un excelente tónico para el sistema digestivo, también es útil en caso de gases y flatulencias gracias sobre todo a sus cualidades carminativas.

Es decir, es una opción adecuada cuando necesitamos expulsar los gases, ya sea por digestiones pesadas o lentas, haber tragado mucho aire o por simplemente haber comido alimentos que favorecen su aparición.

Excelente tónico en caso de resfriado y gripe

Aunque no sea tan conocido por esta cualidad, ¿sabías que el jengibre es muy útil cuando estamos resfriados o agripados?. Es un alimento sumamente rico en vitamina C, potasio, fósforo y niacina que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico. Además, cuando se combina con la cúrcuma es excelente para combatir la tos y eliminar la mucosidad.

Cómo preparar el té de jengibre y cúrcuma

Ingredientes que necesitas

  • 2 tazas de agua
  • 30 gr. de jengibre fresco
  • 2 cucharaditas de cúrcuma en polvo
  • Miel al gusto
  • Jugo de limón y una rodaja de limón (opcional)

Pasos para hacer el té de cúrcuma y jengibre

En primer lugar pon en una cacerola las 2 tazas de agua. Pela el jengibre y rállalo o pícalo bien, e incorpóralo a la cacerola. Deja hirviendo entre 5 a 10 minutos. Una vez pasado este tiempo cuela y pon en una taza. Añade la cúrcuma y la miel al gusto (opcional). También si lo deseas puedes incorporar un poco de jugo de limón recién exprimido y acompañar de una rodaja de limón fresca.

Beneficios del te de jengibre y cúrcuma

Si lo deseas puedes consumir como máximo 3 tazas de este té al día.

Imágenes | Republic of Korea / the little red house

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest