cosmo

El flan de queso es un postre dulce ligero y fresco. Te explicamos cómo hacerlo en casa con esta deliciosa receta casera, tan fácil como sencilla de elaborar.

Si estás con deseos de comer un postre realmente delicioso y suculento tenemos unas recetas que no os podéis perder. Un poco de trabajo en la cocina y tendréis con pocos euros un postre ideal para compartir en familia. En esta ocasión te proponemos un maravilloso flan de queso, un postre ligero y fresco ideal para disfrutar después de una comida con la familia o con los amigos, y única para primavera y verano por ser un postre que se sirve frío.

Aunque quizá pueda ser posible que no te gusten tanto los dulces, y que prefieras platos o recetas saladas. Si es así también puedes optar por unos deliciosos flanes salados, que mantienen la misma textura que los típicos flanes dulces, pero con una diferencia básica: son salados.

Receta de flan de queso

Volviendo al caso que nos ocupa, el flan de queso es un postre bien tradicional. Sus ingredientes son simples y nutritivos, con lo cual es probable que ya mismo cuentes con muchos de ellos en la nevera. Además puedes jugar dándole diferentes acompañamientos, como el típico y siempre delicioso caramelo, unas generosas cucharadas de nata, salsa de chocolate, o lo que más te deleite.

Receta tradicional de Flan de Queso

Cuando hacemos la versión clásica del flan de queso que se acompaña con caramelo, debemos ocuparnos en primer lugar de preparar los moldes. Si deseas hacer el caramelo tú mismo –en lugar de utilizar el caramelo líquido comprado- debes calentar a fuego suave 120 gramos de azúcar junto con medio vaso de agua en una pequeña sartén.

Removemos suavemente hasta que se vayan fundiendo ambos ingredientes y tomen el color de caramelo. Ten cuidado que no se oscurezca demasiado o quedará amargo.

Una vez que tienes el caramelo lo colocas en la flanera, debes hacerlo rápido para evitar que al enfriarse se solidifique. Eso sí, mucho cuidado a no salpicarse ni menos aún probar el caramelo caliente o se acordarán de esa quemadura por mucho tiempo! Es momento de poner a calentar el horno a 200 grados.

Para hacer el flan de queso necesitaréis queso cremoso (300 gramos) cuanto mejor sea, más sabroso quedará el postre. Lo batimos junto con 300 gramos de leche condensada, 8 huevos, 100 gramos de azúcar y una cucharadita de esencia de vainilla para saborizar. Debemos obtener una mezcla bien cremosa. En ese punto añadimos medio litro de leche entera, y volvemos a batir.

En un recipiente donde podamos batir, vamos a echar el queso cremoso, los huevos, el azúcar, la leche condensada y una cucharadita de esencia de vainilla, y vamos a batirlo todo para mezclarlo bien. Podemos emplear unas varillas en la batidora para obtener un mejor resultado. Una vez tengamos mezclados esos ingredientes formando una masa cremosa, añadimos la leche y volvemos a batir para obtener una masa homogénea con todos los ingredientes bien integrados entre ellos.

flan-queso

Vertemos la mezcla del flan en los moldes que habíamos caramelizado anteriormente, y vamos a meter estos moldes en un recipiente amplio para hacer el baño maría. Debe ser un recipiente apto para horno y que sea bien grande para meter todos los moldes. Tras meter los moldes vamos a echar agua hasta que cubra unos dos tercios de los moldes de flan, y cuando el horno esté a la temperatura indicada metemos el recipiente y horneamos durante unos 40-45 minutos, tiempo en el que quedarán los flanes bien hechos por dentro y con buen color por arriba.

Te recomendamos: Receta casera de flan de manzana.

Antes de sacarlos comprobamos que por dentro están bien cuajados. Una vez los saquemos, dejamos templar y después los metemos en la nevera para que se enfríen del todo antes de comerlos.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest