cosmo

Receta de gomasio para aprender a hacer sal de sésamo fácilmente en casa. Descubre los ingredientes y pasos para preparar este condimento japonés en pocos minutos.

En Japón, de donde proviene y donde es precisamente muy popular, se le conoce con el nombre de gomasio o gomashio. Sin embargo, también es posible denominarlo con el nombre de sal de sésamo. Nos encontramos ante un maravilloso condimento de origen japonés, que se presenta en forma de paté sabroso y muy versátil, ya que puede convertirse en un buen sustituto o en una alternativa de la sal común, pudiendo ser añadido a un sin fin de recetas y platos variados.

Desde un punto de vista nutricional se convierte en un alimento sumamente saludable, e interesante dentro de una dieta variada y equilibrada, gracias a su riqueza en proteínas (es muy rico en aminoácidos, aunque no podemos hablar en este caso de proteínas de alto valor biológico o de alta calidad porque no aporta todos los aminoácidos esenciales), fibra, vitaminas (en especial vitamina B9, B3 y vitamina E) y minerales (como el calcio, magnesio, fósforo y hierro). De hecho, aporta 6 veces más calcio que la leche, y hasta 5 veces más hierro que un trozo de carne.

Receta de gomasio

Si deseas disfrutar de este delicioso plato en casa, ¿sabías que en realidad es muy sencilla su elaboración? Sólo necesitas semillas de sésamo crudas y sal marina sin refinar. Pero vayamos por partes, a continuación te explicamos los ingredientes útiles y los pasos que debes seguir para prepararlo fácilmente.

Receta para preparar gomasio en casa

Ingredientes para hacer gomasio

Para elaborarlo necesitas los siguientes ingredientes:

  • 8 cucharaditas de semillas de sésamo crudas y sin tostar.
  • 1 cucharadita de sal marina sin refinar.

Pasos para preparar el gomasio

  1. Pon las semillas en una sartén y calienta a fuego lento. El objetivo es que se doren ligeramente, pero sin llegar a tostarse del todo.
  2. Una vez doradas o casi tostadas ponlas en un mortero y, con cuidado, trata de dar golpecitos ligeros para abrir las semillas de sésamo pero sin llegar a triturarlas.
  3. Añade la cucharadita de sal marina sin refinar a la sartén y vuelve a calentarlo a fuego lento como hicimos con las semillas.
  4. Pasado unos minutos añade las semillas a la sartén y mezcla ambos ingredientes.
  5. Para terminar, reserva el gomasio en un recipiente de vidrio con cierre hermético para su mejor conservación.

Sal de sésamo

El gomasio debe ser consumido en el plazo de una o dos semanas, para así aprovecharnos de todas sus cualidades y beneficios, sin que se pierdan.

Imágenes | Sheri Wetherell / iStock

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest