cosmo

Consejos para elegir el mejor jamón

Pasos y consejos para elegir un buen jamón ibérico, y para escoger el mejor jamón serrano, dependiendo de su peso, aroma, tiempo de curación, apariencia y color.

elegir-jamon-serranoEl jamón se ha convertido en un producto alimenticio indispensable dentro de la denominada como dieta mediterránea, y en una auténtica seña de identidad de nuestro país, que cuenta con una grandísima tradición en su producción.

Aunque es posible disfrutarla durante todo el año (y comerla, por ejemplo, en tapitas con aceitunas o en bocadillos con aceite de oliva y tomate), lo cierto es que es durante las Navidades cuando su consumo aumenta de forma considerable.

Dependiendo no solo de la raza del animal, sino de su alimentación, podemos encontrarnos con diferentes variedades de jamón, cuestión que ya analizamos en una nota anterior dedicada a las diferencias entre el jamón ibérico y el jamón serrano.

Sus diferencias son sobretodo organolépticas, destacando el jamón ibérico por su aroma intenso y fragante, sabor delicado que tiende a perdurar más en el paladar, y un ligero toque a bellota. El jamón blanco, sin embargo, tiene un sabor poco intenso, muchísimo más salado y poca durabilidad en el paladar.

Sea como fuere, tanto si piensas comprar un jamón ibérico o un jamón blanco, lo mejor es saber cómo elegir un buen jamón. Toma buena nota.

Cómo elegir un buen jamón ibérico

  • Peso: lo más aconsejable es que el peso del jamón ibérico se encuentre entre los 6 y los 8 kgs.
  • Tiempo de curación: debe ser de 20 a 28 meses.
  • Certificación: debe estar certificado por la Denominación correspondiente.
  • Color de la pieza: amarillenta, indicativo de los procesos indicativos durante su maduración.
  • Aroma: debe ser volátil e intenso.
  • Veteado: la grasa no debe estar separada de la carne (debe estar infiltrada en ella).

Cómo elegir un buen jamón serrano

  • Etiqueta: en la etiqueta debe figurar la denominación de “jamón serrano”.
  • Tiempo de curación: superior a los 7 meses.
  • Color: debe existir homogeneidad tanto en su superficie como en el color, no presentando hendiduras ni acanaladuras (lo que indica cierto resecamiento). El color de la grasa debe ser blanco amarillento.

Te dejamos a continuación con un vídeo explicativo que seguramente te ayudará a elegir tu jamón serrano:

Imagen | jbolles

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest