cosmo

Consejos para el cuidado de la piel seca. Descubre cómo cuidar las pieles secas o resecas manteniendo una correcta humedad y una buena hidratación.

¿Sabías que existen distintos tipos de piel, cuyos cuidados dependen en definitiva de sus características básicas? Podemos encontrarnos con la piel normal, con la piel seca, con la piel grasa o con la piel mixta. La realidad es que todas pueden distinguirse fácilmente, dado que cada una de ellas cuenta con unos síntomas y con unos problemas determinados.

En el caso de la piel seca, se trata de un tipo de piel que posee falta de humedad. Se sitúa un poco más allá de lo que muchos especialistas consideran como una piel normal, dado que produce menos grasa o sebo que ésta. Esto se traduce en algo muy sencillo: no dispone de la grasa o los lípidos necesarios para retener la humedad de forma efectiva. El resultado es más que evidente: al no ser capaz de formar un ‘escudo’ protector frente a las distintas y diferentes influencias externas, tiende a resecarse con mayor facilidad.

Cuidados de la piel seca

Cómo es una piel seca

La piel es seca cuando presenta un exceso de sequedad en las zonas más visibles del rostro. De hecho sus consecuencias no solo son visibles en la cara, sino también en el cabello.

En lo que se refiere a la propia piel en sí misma, ésta se muestra con grietas, irritación y escamada. Presenta un aspecto áspero con tendencia a la aparición de manchas, picor, sensación de tirantez que puede llegar a ser muy molesta y descamación leve.

Entre sus causas más habituales nos encontramos con distintos factores:

  • Envejecimiento: se trata de una de las causas principales.
  • Herencia: la genética influye en la aparición de la piel seca.
  • Alimentación: seguir una dieta pobre en alimentos ricos en vitamina A, C y B7, además de en minerales como el zinc.
  • Determinadas enfermedades: sobre todo por acné, psoriasis, eczema y hipotiroidismo.

Piel seca

Consejos para el cuidado de la piel seca

  • Cómo limpiarla de forma más adecuada: es fundamental utilizar productos con acción hidratante, que sean suaves y respetuosos con tu tipo de piel. Destacan por ejemplo las leches hidratantes limpiadoras, que ayudan a la hora de evitar la sensación de tirantez. Una vez hayas limpiado la piel es conveniente aclararla con un poco de agua tibia, para finalmente aplicarte un tónico astringente que no tenga alcohol (ya que en caso contrario tenderá a resecar más la piel).
  • Cómo hidratarla eficazmente: dado que la piel seca tiende a producir menos grasa o sebo es importante utilizar una crema con acción humectante, que ayude a la hora de mantener la humedad natural de nuestra piel.
  • Opta por mascarillas naturales: las mascarillas faciales elaboradas con ingredientes naturales son interesantes en el cuidado de la piel seca. En este sentido, las mascarillas más ideales son las elaboradas con miel, yogurt y aceite de oliva. Es recomendable aplicarlas sobre la piel del rostro al menos una vez por semana. En el apartado siguiente te explicamos cómo elaborar las más útiles.

Mascarillas faciales para pieles secas

  • Mascarilla de yogurt y miel: necesitas 4 cucharadas de yogurt natural sin azúcar, 1 cucharada de avena y 2 cucharadas de miel. Para elaborarla mezcla todos los ingredientes en un bol, remueve bien con ayuda de una cuchara de madera hasta que se forme una especie de crema. Aplícala sobre el rostro, dejando actuar durante 15 minutos. Finalmente retírala lavándote la piel con agua tibia.
  • Mascarilla de huevo y aguacate: necesitas 1 yema de huevo, 1 aguacate y 1 cucharada de germen de trigo. Pela el aguacate, retira su semilla, córtalo en trozos y tritura bien con ayuda de un tenedor. Añade el germen de trigo y la yema de huevo, y mezcla bien. Extiende la crema con ayuda de tus dedos haciendo movimientos circulares, y deja actuar 15 minutos. Retira luego con abundante agua tibia.

mascarilla

Otros hábitos que te ayudarán

  • Sigue una alimentación sana y equilibrada: dado que la alimentación poco equilibrada puede influir en la aparición de la piel seca, es importantísimo cuidar la dieta y basarla en alimentos frescos naturales. Destacan especialmente los alimentos más ricos en vitaminas como la vitamina A, C y biotina o B7, además de minerales como el zinc.
  • Hidrátate correctamente: un consumo regular de agua es fundamental para mantener una buena salud de la piel. Es recomendable beber una cantidad suficiente de agua, lo que mejorará notablemente el aspecto de la piel seca. Opta por 1,5 a 2 litros de agua al día (unos 8 vasos diarios).

Si quieres descubrir qué tipo de piel tienes, te recomendamos leer nuestro artículo sobre Cómo saber qué tipo de piel tienes.

Imágenes | Sarah Reid / MirianaL / Dan

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest