cosmo

Si quieres aportar alimentos antioxidantes a tu alimentación o dieta te descubrimos algunos consejos y pautas básicas que te serán de gran ayuda.

Los antioxidantes son sustancias que encontramos en determinados alimentos, y que cuentan con una gran variedad de beneficios y propiedades para nuestro organismo, ya que lo protegen de la acción de los radicales libres, responsables de determinadas enfermedades y del proceso de envejecimiento (sobretodo el envejecimiento prematuro, y no aquel que deriva de la edad).

Por ello es fundamental seguir una alimentación antioxidante, como forma de combatir la acción tan negativa de los radicales libres. No obstante, suele ser bastante común que a la hora de pensar en seguir una dieta rica en antioxidantes en realidad no sabemos qué alimentos aportar a la misma.

Cómo comer más antioxidantes

Alimentos que no pueden faltar en tu dieta antioxidante

  • Frutas: destacan los frutos rojos (como las fresas, moras, arándanos y frambuesas), los cítricos (como las naranjas, limones y clementinas), además de las uvas y el aguacate.
  • Verduras y hortalizas: los tomates son especialmente ricos en licopeno, mientras que el ajo aporta alicina, y las coles aportan una cantidad interesante en flavonoides.
  • Pescados azules: son especialmente ricos en ácidos grasos saludables Omega 3. Destacan el salmón, las sardinas y el atún.
  • : es una bebida muy rica en catequinas y polifenoles, los cuales actúan como antioxidantes.
  • Vino: contiene taninos, una sustancia que ayuda a limpiar las arterias. Eso sí, debe beberse siempre con moderación y no es una bebida aconsejada para personas con problemas de hígado, o que tengan contraindicado el consumo de alcohol.

Consejos básicos para comer más antioxidantes

Además de no olvidarnos de los alimentos antioxidantes que debemos incluir en nuestra dieta, es importantísimo seguir también algunas recomendaciones y pautas básicas nutricionales:

  • Elimina los alimentos procesados.
  • Evita los alimentos ricos en grasas trans e hidrogenadas.
  • Opta por consumir fruta fresca, o bien zumos naturales y siempre recién exprimidos.
  • Evita reutilizar el aceite que utilizas para freír, ya que al calentarse se descompone y al enfriarse genera una sustancia cancerígena.
  • Opta por preparar los alimentos a la plancha, al vapor o al horno.
  • Evita las barbacoas, ya que en el humo de esta forma de cocción encontramos los derivados de los benzapirenos, los cuales pasan a la carne y son cancerígenos.

Imagen | Nick Saltmarsh

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest