cosmo

Consejos útiles para aumentar el colesterol bueno de forma eficaz, a la vez que se bajan o reducen los niveles altos de colesterol malo.

A diferencia de lo que erróneamente se cree, lo cierto es que el colesterol no es malo para la salud, a pesar de que determinadas campañas publicitarias han llevado a que la población en general así lo piense. De hecho, ¿sabías que en realidad el colesterol, en sus niveles normales y óptimos, es fundamental para nuestro organismo? Sólo es peligroso cuando se encuentra alto.

Si en un análisis de sangre rutinario nos han encontrado niveles de colesterol alto (sobretodo los niveles de colesterol LDL), y bajos los niveles de colesterol HDL, debemos tener presente que existe un riesgo mayor de sufrir alguna enfermedad cardiovascular, ya que el colesterol malo tiende a adherirse a las paredes de los vasos sanguíneos y las estrecha, multiplicando por tanto el riesgo de sufrir derrames cerebrales o ataques cardíacos.

salmon

En estos casos es fundamental aumentar el colesterol bueno, y bajar el conocido como colesterol malo. Pero ¿cómo? Es común sentir dudas al respecto, sobre todo después de salir de la consulta del médico tras decirnos que nos ha encontrado niveles altos de grasas en la sangre.

Sigue una alimentación sana baja en grasas

  • Evita los alimentos ricos en colesterol LDL: como son alimentos con alto contenido en grasas trans (bollería industrial y alimentos precocinados), los ricos en grasas saturadas (como la nata, carnes rojas, embutidos y mantequillas), los lácteos enteros, determinados aceites (como el aceite de coco y de palma), los alimentos fritos y determinados mariscos (como los langostinos, las gambas y las cigalas).
  • Opta por alimentos que suben tu colesterol HDL: destacan sobretodo los pescados azules (como el salmón, arenque, atún, trucha y las sardinas), los frutos secos, el aceite de oliva, el aguacate, el brécol y el ajo.
  • Consume frutas, verduras frescas y cereales integrales: ideales para aportar al organismo nutrientes esenciales, fibra (que ayuda a eliminar el colesterol) y agua.

Practica ejercicio físico regular

¿Sabías que el ejercicio es bueno para bajar el colesterol? Al aumentar el gasto energético y el consumo de grasas es ideal para rebajar los niveles altos de colesterol. Este beneficio no solo se traduce en una reducción del colesterol total y el LDL, sino que además aumenta las cifras de colesterol HDL.

Eso sí, para que el ejercicio físico cumpla con esta función es importantísimo que el ejercicio sea aeróbico, de media o baja intensidad pero de larga duración.

Recuerda: es ideal practicarlo regularmente, a ser posible cada día y durante el menos 30 o 40 minutos. Además, te ayudará a sentirte mejor y a relajarte.

ejercicio-colesterol

Reduce el estrés y la ansiedad

Desde hace años se sabe que el estrés, sobretodo el estrés labora, tiende a subir los niveles de colesterol malo. ¿Por qué? Muy sencillo: el estrés aumenta la liberación de colesterol proveniente de los tejidos grasos, de manera que mantener un estrés regular y constante se asocia con un aumento crónico del colesterol.

La clave, por tanto, está en mantener no solo un estilo de vida saludable, sino en disfrutar de una vida lo más relajada posible. Para ello, una buenísima opción es practicar ejercicio físico con regularidad (que mejora nuestro estado de ánimo y nos relaja), y hacer algo de meditación o de practicar relajación cada día durante 30 minutos.

meditacion

En realidad es más sencillo de lo que piensas: basta con sentarte o acostarte en algún lugar cómodo de casa, ponerte música relajante, encender velas y algún incienso y simplemente tratar de poner la mente en blanco, olvidándote de las tensiones y de las preocupaciones.

Adelgaza si tienes exceso de peso

Si existe exceso de peso, ya sea porque tienes sobrepeso u obesidad, lo más adecuado es bajarlo siguiendo una dieta baja en grasas y practicando ejercicio físico. También ayuda comer despacio, realizando cinco comidas al día, repartiendo las comidas y sin comer en exceso (no sintiéndonos llenos del todo y terminar justo antes de llenar el estómago).

Además de ayudarte a la hora de rebajar los niveles de colesterol alto, también es útil para revertir o prevenir otros trastornos relacionados, como por ejemplo es el caso del higado graso.

Imágenes | Amy Selleck / Raquel Baran / Jillian

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest