cosmo

Las molestias, la inflamación, el enrojecmiento y el dolor son síntomas habituales causados por la presencia de un juanete en el dedo gordo del pie. Descubre cómo calmarlos fácilmente.

Si existe una afección de los pies tremendamente común que hoy día afecta a muchas personas, los juanetes son probablemente uno de los más normales y habituales. ¿Sus causas? En realidad son más variadas de lo que se piensan, y aunque la genética influye en su aparición (por ejemplo por existir un defecto en la estructura mecánica del pie), nuestros hábitos también son decisivos.

¿Los más comunes? El uso inadecuado de calzado, el cual tiende a presionar los dedos en el interior del zapato, limitando el movimiento normal de los dedos. En este sentido, existen dos calzados que comúnmente influyen en la formación de los molestos juanetes: por un lado los zapatos de tacón alto, y por otro tanto las chanclas como las sandalias. Por ello es muy común en las mujeres.

aliviar-dolor-juanetes

También los hábitos o nuestra profesión influyen, sobre todo aquellas que suponen un excesivo esfuerzo del pie.

Pero evidentemente no debemos olvidarnos tampoco de la genética, puesto que los juanetes también aparecen en varios miembros de una misma familia. Eso sí, no debemos confundirnos: lo que se hereda no es el juanete en sí mismo, sino el tipo de pie que influye en que existan deformidades en la articulación o en el hueso.

¿Cuáles son los síntomas del juanete?

Cuando el juanete aparece poco a poco comenzamos a sentir sus molestos signos o síntomas. Por un lado, nos encontramos con el evidente bulto que se desarrolla en la base externa del dedo gordo del pie, el cual ayuda fácilmente a su diagnóstico.

Por otro lado, es común que ese bulto se inflame y se enrojezca, y que además ocasione un molesto e incómodo dolor, el cual tiende a empeorar con el movimiento o simplemente tras permanecer mucho tiempo de pie.

Con el tiempo surge una artrosis localizada en la articulación como consecuencia de la incorrecta posición del hueso, que a su vez es la principal culpable del dolor.

Consejos útiles para calmar el dolor causado por un juanete

Existen algunos consejos que ayudan a la hora de prevenir la aparición de un juanete. El más evidente es el de utilizar siempre un calzado adecuado, que sujete bien el pie pero que permita el movimiento óptimo de los dedos. En este sentido, en caso de utilizar zapato de tacón alto, sandalias o chanclas lo más adecuado es no usarlos durante mucho tiempo, ni tampoco de forma excesiva.

consejos-juanetes

También es posible calmar el dolor ocasionado por el juanete. Los más útiles son los siguientes:

  • Calzado adecuado: no solo es útil para su prevención, también es de muchísima utilidad para calmar y aliviar el dolor causado por el juanete. En esta ocasión la recomendación consiste evitar por completo los zapatos que aprieten los dedos por la punta, utilizando únicamente los zapatos con punta ancha. Tampoco son aconsejables los tacones altos, las sandalias y las chanclas durante mucho tiempo.
  • Hielo: la aplicación de hielo directamente en el juanete 2 o 3 veces al día es útil para bajar la inflamación, y por tanto para disminuir el dolor.
  • Utilizar protectores y espaciadores: en las farmacias puedes encontrar protectores de juanete (como las almohadillas de gomaespuma) que se colocan alrededor del bulto del hueso y ayudan a evitar roces y mayor presión. También existen espaciadores que ayudan a separar los dedos entre sí, manteniendo el dedo en la posición adecuada.

Dos ejercicios sencillos para aliviar el dolor de juanetes

Además de los 3 consejos básicos indicados anteriormente también existen dos trucos igualmente sencillos que son de grandísima utilidad. En el primer de los casos consiste en un masaje corrector del juanete que ayuda a mejorar la deformidad del dedo, relajando el músculo. Básicamente consiste en aplicar presión y deslizar ambos dedos pulgares de la mano desde la parte superior del pie hacia los dedos, realizando hasta 10 presiones profundas.

masaje-juanetes

En el segundo caso consiste en mantener una postura adecuada, para ello es necesario apoyar el pie correctamente sobre una superficie planta y luego coger el dedo gordo y separarlo del resto de dedos, llevándolo hacia el exterior el mayor tiempo posible.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest