cosmo

Si quieres disfrutar de recetas deliciosas pero más ligeras te descubrimos algunos consejos útiles que las convertirán en más saludables y también más digestivas.

Aligerar las recetas no quiere decir que vayamos a comenzar descontar calorías. Consiste en facilitar ideas para conseguir que nuestras recetas sean más ligeras, más fáciles de digerir y por tanto más saludables.

Aligerar las recetas sin que nos falten los nutrientes necesarios para cubrir todas nuestras necesidades nutricionales. No por comer mucha cantidad será señal de estar sanos, comer menos cantidad y adecuadamente según los expertos en nutrición mejoran la calidad de vida y nos ayuda a vivir más saludables e incluso puede alargarnos la vida.

¿Cómo aligerar recetas? Te lo descubrimos

Aligerar las recetas también vendrá muy bien sobre todo en caso de que estemos haciendo alguna dieta para bajar de peso.

Consejos útiles para aligerar platos y salsas

Cómo preparar salsas más ligeras

Aligerar nuestras salsas es posible sustituyendo los ingredientes con los que solemos prepararlas por otros más ligeros como yogurt natural desnatado, mostaza, salsa de soja.

Para hacer una bechamel más ligera podemos utilizar leche desnatada, un pellizco de maicena y una pizca de nuez moscada, en este caso estamos sustituyendo la leche entera por desnatada, la harina y la mantequilla.

aligerar-salsas

Aligerar las cremas, y los purés de verduras con cebolla

A la hora de preparar las cremas o purés de verduras, es mejor sustituir la leche, el queso o la nata con que solemos batirla por cebollas hervidas.

La cebolla aligera la receta a la vez que le aporta sus propiedades depurativas con lo que nos favorecerá para eliminar las toxinas de nuestro organismo.

Cómo aligerar los platos de arroz

Muchas veces el arroz lo presentamos como guarnición acompañando platos de carne o pescado.

Si queremos hacer una receta con arroz algo más ligera sería conveniente acompañarlo con verduras.

Cómo dar sabor a carnes y pescados y que siga siendo una receta ligera

Para dar sabor a estos platos tan solo necesitamos aromatizarlos o condimentarlos con hierbas aromáticas naturales como orégano, romero, tomillo fresco, curry, menta, comino, pimentón, pimienta, o unas gotitas de limón.

romero-pescado

Así evitaremos añadir frituras o salsas. Podemos también darles sabor a la vez que con un toque ligero aderezando las carnes y el pescado con una vinagreta echa con limón, naranja o cualquier otra fruta y en este caso sustituimos el aceite por el jugo de estas frutas.

Una cucharada de vinagre, una cucharada de jugo de limón, una cucharada de mostaza y una pizca de pimienta, una pizca de sal.

Aliñar las ensaladas con vinagretas de frutas

Las ensaladas son en sí mismas platos ligeros, sin embargo hay ocasiones en los que se necesita sustituir el aceite con el que la solemos aliñar.

Para estos casos en los que se necesite aligerar aún más una ensalada podemos recurrir a preparar un aliño con jugo de frutas y vinagre.

Apúntate al requesón y sustitúyelo por el queso

El requesón se obtiene a partir del suero del queso, su textura es granulada y blanda, es bajo en grasas, y calorías, fácil de digerir, es un perfecto sustituto del queso.

Podemos comerlo como postre, o incluirlo en las ensaladas, en cremas, purés, rellenos, bocadillos, montaditos.

Recurre a la guarnición de tomates asados

En lugar de acompañar los platos de carne, pescado, pastas con papas fritas recurre a los tomates asados para presentarlos como guarnición acompañando estos platos.

También podemos sustituir el tomate asado por berenjenas o pimientos asados y así tenemos la posibilidad de alternar y variar nuestro recetario.

Guarnición de compota de manzana…

La compota de manzana podemos también utilizarla como guarnición para acompañar platos de carne, aportando la manzana como guarnición nos beneficiamos de sus propiedades digestivas, y nos ayudará a aligerar este plato y mejorar la digestión.

compota-manzana

…Y también elígela como postre

No tenemos por qué renunciar al postre, tan solo debemos buscar otras opciones más ligeras como es el caso de las compotas de frutas.

La compota de manzana es ideal, es digestiva, ligera a la vez que nos sacia.

Para variar el postre podemos recurrir a otras opciones también ligeras como, una pieza de fruta fresca, piña al natural en su jugo, manzanas asadas, frutas hervidas como peras y aromatizarlas con un poco de canela.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest