cosmo

¿Cuándo comes picante te duele el estómago, o sientes acidez o ardor? Te descubrimos si es verdad que la comida picante es en realidad mala o no para el estómago.

Aunque en realidad podríamos aplicar un sabor picante a prácticamente cualquier plato (por ejemplo si añadimos chiles, jalapeños, ají picante o la simple pimienta), lo cierto es que la comida mexicana destaca y sorprende precisamente por ser rica en una amplísima diversidad de platos picantes.

¿Los platos mexicanos más populares en este sentido? Sin duda alguna destacan –y sorprenden por su tremendo sabor picante- platos como los chiles rellenos, las enchiladas acompañadas de salsa de chile, los chilaquiles y los chupulines (grillos disecados que se condimentan con especias muy picantes).

Las consecuencias de comer picante para el estómago

No en vano, durante miles de años determinados ingredientes picantes han sido comúnmente añadidos a muchos alimentos, formando parte de una variedad interesante de platos diversos.

Un ejemplo es la planta conocida con el nombre de ají, que hace 20.000 años el hombre empezó a domesticarla probablemente con fines medicinales, aunque esta cualidad hoy en día ha sido puesto en duda por médicos y nutricionistas.

Sea como fuere, es cierto que hay personas a las que les apasiona la comida picante, que prefieren pasar algunos ratos de dolor con el fin de disfrutar de este auténtico placer culinario, y hay quienes lo consideran un simple infierno.

En cualquier caso, como ocurre con prácticamente cualquier alimento, lo cierto es que en realidad todo depende del gusto personal de cada cual, de tal forma que hay quienes se pirran por un buen plato con salsa picante y quienes simplemente no lo soportan.

No obstante, a lo largo de los años la comida picante siempre ha planteado una duda más o menos común: ¿es cierto que la comida picante puede ser negativa para nuestro estómago? ¿Hasta qué punto sus beneficios pueden ser útiles, cuando por otro lado puede afectar a nuestro sistema digestivo?.

salsas-picantes

Las consecuencias de comer picante para nuestro estómago

De acuerdo a distintos estudios científicos, quienes consumen picante en sus comidas una o dos veces a la semana tienden a registrar una tasa de mortalidad menos (en torno a un 10%), en comparación con aquellos que consumen picante menos de una vez por semana.

Es más, quienes consumen alimentos picantes frescos (como ocurre con el ají picante), disminuye el riesgo de morir de cáncer, diabetes o enfermedades coronarias.

Pero, a pesar de estos beneficios, muchos médicos son claros: el picante puede no ser tan beneficioso para personas con úlceras estomacales o con problemas digestivos.

De hecho, son muchos los especialistas que alertan y advierten acerca del consumo habitual –y/o abusivo- de los alimentos picantes, al considerarlos como una causa potencial y directa de desarrollo de afecciones que pueden afectar al estómago.

En muchos ajíes picantes nos encontramos con la capsaicina, componente activo de este tipo de alimentos y principal “culpable” de que piquen, y que produzcan la sensación de calor cuando los consumimos. Pero también puede irritar el recubrimiento del estómago, ocasionando la aparición de dolor y diarrea en algunas personas.

Lo que ocurre con la capsaicina es que, a diferencia de lo que realmente se piensa, no causa un daño en el estómago, sino que al entrar en contacto con el tejido del estómago libera un químico (sustancia P), que “engaña” al sistema nervioso creyendo que existe un daño digestivo, generando la sensación de ardor.

capsaicina

Sin embargo, ante una exposición repetida a la capsaicina, la sustancia P se agota en el estómago o en cualquier parte del estómago, desarrollándose tolerancia hacia ésta. Por este motivo quienes comen mucha cantidad de picante no desarrollan síntomas, especialmente si este consumo es regular y extendido en el tiempo.

No obstante, muchos médicos afirman que la comida picante o muy picante puede ser un factor de riesgo para el desarrollo del reflujo gastroesofágico. Por tanto, lo más aconsejable es consumir solo puntualmente comidas picantes, y nunca de forma excesiva.

No recomendable para quienes sufren problemas digestivos

Eso sí, el hecho de que las comidas picantes no causen en realidad daños en nuestro estómago, no significa que pueda ser un alimento adecuado para quienes sí padecen algún tipo de problema, enfermedad o afección digestiva.

Es el caso de quienes sufren de reflujo gastroesofágico, en la que el ácido que se encuentra en la cavidad estomacal regresa hacia el esófago, causando síntomas como acidez, presión en la parte posterior del esternón y malestar estomacal.

Tampoco se aconseja su consumo en quienes tienen úlceras, dado que la capsaicina puede actuar en estos casos como un peligroso irritante, ocasionando además más síntomas asociados.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest