cosmo

Descubre las principales diferencias entre la celiaquía, la intolerancia al gluten y la propia alergia al gluten, así como los síntomas que causa cada una.

Las estadísticas dicen que cada vez tiende a ser mayor el número de personas que sufren de celiaquía, o en definitiva, de algún tipo de alergia o de intolerancia al gluten. El gluten consiste en un conjunto de proteínas que encontramos sobre todo en la harina de los cereales de secano, sobre todo el trigo, la cebada, el centeno y la avena. En el caso particular del gluten y de las distintas intolerancias que pueden surgir, nos encontramos con que en realidad el gluten se compone de dos proteínas distintas, la gliadina y la glutenina.

Lo cierto es que la vida sin gluten puede ser posible, dado que debemos tener en cuenta que el gluten no es en realidad una proteína indispensable para nuestro organismo, de forma que si una persona sufre de celiaquía, intolerancia o alergia al gluten en realidad puede sustituir esta proteína por otras, como por ejemplo proteínas vegetales y animales.

gluten

¿Qué es la celiaquía?

La celiaquía viene a ser una enfermedad intestinal, la cual afecta a individuos genéticamente predispuestos, cuando ingieren alimentos que contienen gluten, una proteína que forma parte de la harina de los cereales, como pueden ser la cebada, el trigo, la avena y el centeno.

En estos casos, el contacto del gluten con la mucosa intestinal produce una serie de reacciones inflamatorias de base inmunológica, pudiendo llegar a producir incluso unos daños graves a nivel del intestino delgado, al dañar y destruir las paredes del intestino.

Los síntomas de la celiaquía son tanto digestivos como no digestivos:

  • Síntomas digestivos: pérdida de apetito, vómitos, diarreas, abdomen hinchado, pérdida de peso y dolor abdominal.
  • Síntomas no digestivos: retraso del crecimiento y/o del desarrollo, anemia, cansancio y úlceras en la boca.

¿Qué es la intolerancia al gluten?

La intolerancia al gluten es una reacción causada por un alimento que contiene gluten. Por lo general tiende a provocar síntomas gastrointestinales, pero no afecta al sistema inmune de la persona ni ocasiona un daño en los tejidos.

harinas

Los síntomas de la intolerancia al gluten son: dolor de cabeza, irritabilidad, hormigueo en piernas y brazos, hinchazón y diarrea. Estos síntomas siempre tienden a aparecer después de comer.

A diferencia de la alergia al gluten, la intolerancia al gluten no mejora con el paso del tiempo.

¿Qué es la alergia al gluten?

La alergia al gluten es una respuesta del sistema inmune (es decir, se trata de una respuesta inmunológica del organismo), al considerar el alimento con gluten como dañino para el cuerpo, cuando evidentemente la realidad es que no lo es.

Los síntomas de la alergia al gluten son: náuseas, congestión de nariz y de ojos, calambres, hinchazón de la boca, problemas para respirar y erupción cutánea con picores.

A diferencia de la celiaquía o de la intolerancia al gluten, la alergia mejora con el paso del tiempo, de manera que pasados los años la persona puede volver a consumir alimentos con gluten.

Imágenes | david pacey / Phu Thinh Co

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest