cosmo

Usar la cebolla para aliviar la tos es un remedio tan popular como efectivo, que efectivamente ayuda a la hora de calmar los ataques de tos del niño o del adulto. Descubre cómo hacerlo en casa.

¿Sabías que, en realidad, la tos es una reacción absolutamente normal que nuestro organismo utiliza como mecanismo de expulsión con el objetivo de mantener el aire de los pulmones limpio de sustancias y elementos extraños?. Es decir, el conocido como estímulo tusígeno se encuentra causado o provocado por la presencia de un cuerpo extraño o de mucosidad en nuestras vías respiratorias.  Y, como te comentábamos, el fin último es precisamente ese: mantener nuestras vías respiratorias completamente libres.

Tenemos tos durante prácticamente todo el año. Por ejemplo, podemos atragantarnos al comer un trozo de pan y esos pedacitos duros impiden que traguemos y respiremos con normalidad, de manera que tendemos a toser para tratar de eliminarlos de la garganta. Lo mismo ocurre si hemos “tragado” algo de polvo, o si simplemente sufrimos una reacción alérgica.

Remedio de cebolla para la tos

Pero lo cierto es que durante los meses de otoño y de invierno se trata de un síntoma tremendamente común y frecuente, dado que en estas épocas del año los casos de catarros (gripes y resfriado común) tienden a crecer de forma destacada, y con ellos otros problemas relacionados. También es habitual en primavera, donde lo más habitual es sufrir lo que médicamente se conoce como una rinitis alérgica.

Los más peques de la casa suelen de hecho sufrir más estas afecciones, dado que al tener un sistema inmunológico que aún no se ha desarrollado del todo, tienden a ser más propensos a resfriados y catarros. Especialmente si pasan el día en la guardería o en el colegio. En este sentido, si tienes hijos, ¿cuántas noches no habrás pasado en vela cada vez que tu pequeño/a tosía y se despertaba llorando?.

Como opinan -y defienden- muchos pediatras, en realidad no es bueno cortar la tos, dado que se trata de un mecanismo de defensa/expulsión completamente natural de nuestro organismo, que éste utiliza con el fin de ayudarnos a eliminar la mucosidad y la flema. A no ser que, claro está, sea muy intensa y además ocasione otros problemas añadidos como podría ser dolor de garganta, irritación y dolor en el pecho o en la espalda.

Si tienes recuerdos de pequeño/a es bastante probable que recuerdes a tu madre o a tu abuela poniendo al lado de tu cama un cuenco que olía a rayos (sí, a cebolla concretamente), en esas noches en las que la tos no te dejaba descansar bien. Se trata posiblemente de uno de los remedios caseros más populares, tradicionales y conocidos que existen. Y, sí, parece que funciona.

Cómo hacer el remedio de la cebolla para aliviar la tos nocturna

Nos encontramos ante un remedio popular que es ideal para preparar y utilizar por la noche, dado que para poder disfrutar de sus cualidades medicinales lo más adecuado es permanecer cerrados en la habitación donde vayamos a dormir. Es cierto que durante el día también podemos hacerlo, pero en este caso es igualmente necesario permanecer durante algunas horas en el interior de un cuarto cerrado para poder respirar los efluvios.

cebolla-tos

Para prepararlo tan solo necesitas una cebolla. Es tan sencillo como cortar este delicado y precioso bulbo en varios trozos, ponerlos en un cuenco y colocarlo junto a la mesita donde vayamos a dormir. Si la vas a preparar para tu peque, lo ideal es conocer el cuenco junto a la mesita de noche del niño. De esta manera respirarás los efluvios de la cebolla a lo largo de toda la noche.

Y aunque el efecto tienda a tardar entre 20 a 30 minutos, lo cierto es que es un remedio natural excelente que ayuda a calmar la tos.

Remedio de cebolla con azúcar y unas gotitas de agua para la tos

Además del remedio tradicional y simple consistente únicamente en picar una cebolla, poner sus trozos en un cuenco y colocarlos junto a la mesita de noche, existe otro remedio que además de ser igual de efectivo ha ampliado las cualidades del primero.

Consiste simplemente en añadir una o dos cucharadas de azúcar sobre los trozos de cebolla recién cortados, y verter por encima unas gotitas de agua. Al parecer el azúcar ayuda a que la cebolla no irrite tanto (pero sin perder su cualidad calmante), mientras que las gotitas de agua son útiles para que el aroma fluya mejor.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest