cosmo

Si vas a comer boniatos o batatas debes hervirlas bien antes de consumirlas, ya que crudas contienen dioscorina, una toxina vegetal muy tóxica para el sistema nervioso central.

Existen determinados alimentos que, a pesar de ser sumamente sanos, saludables y adecuados dentro de una dieta variada y equilibrada, es fundamental aumentar las precauciones en el momento de cocinarlos y de consumirlos.

Un buen ejemplo es la patata verde, o más concretamente y para ser precisos, aquellas patatas que presentan algunas zonas de color verdoso, ya que es un indicativo de contenido en solanina, una sustancia tóxica que la papa produce para defenderse de insectos y hongos.

Batatas crudas

En el caso particular de la batata o el boniato, se trata –es cierto- de un alimento sumamente rico en betacarotenos y otras vitaminas, como la vitamina C. Es útil a la hora de aumentar las defensas, a la vez que es útil para prevenir enfermedades cardiovasculares por su alto contenido en antioxidantes. Como ocurre con la patata, es un alimento con alto contenido en hidratos de carbono complejos, lo que ayuda a aportar energía a nuestro organismo de forma paulatina, recomendado pues para mantener los niveles de azúcar en sangre.

No obstante, no es recomendable comer el boniato o la batata cruda, ya que contiene dioscorina, una toxina vegetal tipo alcaloide con acción sobre el sistema nervioso central, que puede causar convulsiones, depresión, y delirios, siendo en realidad muy tóxica.

Por tanto, antes de consumirla en la cocina y sobretodo para poder destruir la dioscorina es necesario –y fundamental- hervirla bien antes. De hecho su contenido en dioscorina es tan alto que la toxicidad se manifiesta aún en consumo normal del alimento.

dioscorina

Imágenes | cogdogblog / snakegirl productions

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest