cosmo

La ictericia en los recién nacidos es normal, a consecuencia del aumento de bilirrubina en la sangre. Conoce cuáles son sus síntomas, qué lo causa y qué tratamiento médico es el más recomendable.

Cuando hablamos de las diferentes funciones de la vesícula biliar debemos hablar igualmente de la bilis, un líquido de color amarillo verdoso producido originalmente por las células hepáticas o hepatocitos, que cumple con la función de ayudar en el proceso de la digestión, y facilitar a su vez la absorción de las grasas.

La bilirrubina –que es un compuesto que resulta de la degradación de la hemoglobina de los glóbulos rojos- consiste en un pigmento de color amarillento que encontramos en la bilis, líquido que además de bilirrubina contiene otras sustancias como por ejemplo colesterol y ácidos biliares.

Ictericia en recién nacidos

Cuando la bilirrubina aumenta en la sangre puede llevar a la presencia de ictericia, una condición que causa una coloración amarilla tanto en la piel como en los ojos (concretamente en la esclerótica, es decir en lo blanco del ojo) y en las diferentes membranas mucosas.

Se trata de un trastorno frecuente en los recién nacidos, de forma que es habitual que observemos en ellos un color amarillento en su piel y en el blanco del ojo, causado precisamente por un exceso de bilirrubina en la sangre.

¿Por qué aumenta la bilirrubina y aparece ictericia en los recién nacidos?

Dado que la ictericia aparece cuando la bilirrubina se acumula en la sangre, en el caso de los recién nacidos se debe sobretodo a que su pequeño hígado no es aún capaz de descomponerla y eliminarla con la suficiente rapidez, dado que aún está en desarrollo.

No obstante, se pueden establecer a su vez varias causas:

  • Los intestinos del recién nacido reabsorben una cantidad mayor de bilirrubina antes de su eliminación a través de las heces.
  • Como indicábamos antes, el hígado aún está en desarrollo y no es del todo capaz de eliminar la cantidad de bilirrubina en sangre adecuada para que no se acumule.
  • Fabricación de una mayor cantidad de bilirrubina que los adultos, condición normal ya que renuevan más a menudo los glóbulos rojos.

Tipos de ictericia en los recién nacidos

  • Ictericia fisiológica: considerada como normal, es la que se presenta habitualmente en la mayoría de los recién nacidos, como consecuencia de la inmadurez del hígado del pequeño. Aparece entre el segundo y el quinto día de vida, y tiende a desaparecer cuando el recién nacido tiene entre una a dos semanas de vida.
  • Ictericia asociada a la leche materna o a la lactancia: la ictericia puede estar provocada por determinadas sustancias presentes en la leche materna, o bien cuando el bebé no está ingiriendo suficiente leche. Este tipo de ictericia aparece entre los tres y los cinco primeros días de vida, mejorando paulatinamente en la semanas siguientes.
  • Ictericia del prematuro: es habitual que los bebés prematuros, al tardar aún más en regular con eficacia la eliminación/excreción de bilirrubina, presenten ictericia.
  • Ictericia por incompatibilidad de Rh o de grupo sanguíneo: se trata de un tipo de ictericia que puede prevenirse si se inyecta a la madre durante las primeras 72 horas del posparto inmunoglobulina Rh. Aparece cuando la madre produce anticuerpos que destruyen los glóbulos rojos del bebé, como consecuencia de que el recién nacido tiene un grupo sanguíneo diferente al de su madre.

Síntomas principales a tener en cuenta

La ictericia tiende a comenzar por la cabeza del recién nacido, desde la que luego se va extendiendo de manera progresiva al resto del cuerpo (cara, pecho, abdomen y piernas), siempre en sentido descendente. Aparece sobretodo entre el segundo al tercer día de vida.

A consecuencia de ello, la piel del recién nacido se torna amarillenta, mientras que la esclerótica (lo blanco del ojo) puede adquirir una coloración amarillenta.

¿Qué hacer si mi bebé presenta ictericia?

Dado que a día de hoy es habitual que la mamá y el recién nacido salgan del hospital entre uno a dos días después del parto (siempre y cuando no se hayan producido complicaciones), si los padres observan la aparición de una coloración de la piel en el bebé algo más amarillenta se recomienda llevarlos al pediatra. Incluso si tienen dudas, se aconseja llevarlos entre uno a tres días después de salir del hospital.

Tratamiento de la ictericia en los recién nacidos

Solo cuando la ictericia sea importante o no remita con el paso de las semanas, el pediatra podría recomendar un tratamiento a base de una lámpara especial –fototerapia- que ayuda a su pequeño organismo a la eliminación del exceso de bilirrubina.

Tratamiento de la ictericia en recién nacidos

En la mayoría de los casos, cuando la ictericia es leve o moderada, ésta tiende a desaparecer entre una a dos semanas tras el nacimiento, ya que el recién nacido comienza a regular por sí solo el exceso de bilirrubina.

Si quieres saber más sobre la bilirrubina elevada, te aconsejamos leer nuestra nota dedicada a la bilirrubina alta.

Imagen | holaratcha / woodleywonderworks

Temas:

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest