cosmo

¿Sabías que en muchos alimentos que comes cada día existen antinutrientes que interfieren en la absorción de nutrientes esenciales? Te descubrimos en qué consisten y en qué alimentos puedes encontrarlos.

De todos es sabido que seguir una alimentación variada y equilibrada es fundamental a la hora de disfrutar de una buena salud, dado que mantener una dieta sana es de vital importancia para aportar a nuestro organismo todos aquellos nutrientes esenciales que tanto necesitamos cada día para su adecuado y correcto funcionamiento.

Podemos mencionar, por ejemplo, las vitaminas y los minerales, conocidos desde un punto de vista nutricional como micronutrientes. También podemos nombrar a los macronutrientes, tales como proteínas, hidratos de carbono o grasas, todos adecuados en sus cantidades diarias recomendadas. Pero, ¿sabías que también existen antinutrientes?.

antinutrientes

Efectivamente, como su propio nombre indica, son compuestos que interfieren o impiden la absorción de los nutrientes. Pueden ser naturales o sintéticos, y diferentes estudios científicos llevados a cabo desde hace década han hallado este tipo de compuestos antinutricionales en una amplia variedad de alimentos y bebidas. Es decir, los antinutrientes impiden que nuestro cuerpo pueda ser capaz de absorber los nutrientes que obtenemos a través de la comida, al interferir en la digestión. Y, aunque no lo creas, los consumimos cada día.

Estos antinutrientes tienden a ser tóxicos. Por ejemplo, los podemos encontrar habitualmente en granos y semillas, convirtiéndose en un mecanismo de defensa de las plantas al evitar que las semillas germinen antes de tiempo y que los insectos terminen por comerse todas las semillas. Un ejemplo es el ácido fítico, que encontramos en la cáscara de granos, semillas y nueces, además de avena, judías, lentejas, cacahuetes y maíz, y forma complejos insolubles con magnesio, calcio, hierro, zinc y cobre, impidiendo su correcta absorción.

Otro ejemplo lo encontramos en el ácido oxálico, el cual se combina con el calcio y evita que nuestro organismo lo pueda absorber con normalidad. Paradójicamente encontramos ácido oxálico en las espinacas, que se convierten en una gran fuente de calcio.

Antinutrientes: ¿qué son?

Pero también podemos encontrarnos con determinados nutrientes que, aunque saludables y fundamentales, influyen en la absorción de otros compuestos nutricionales. Es el caso de los flavonoides, antioxidantes fundamentales para reducir la acción de los radicales libres y que encontramos en las bayas rojas o en el vino, pero que sin embargo impiden la absorción correcta del hierro.

Por suerte, hoy en día la mayoría de semillas y plantas que consumimos cada día se encuentran “domesticadas”, lo que significa que en realidad contienen pequeñas cantidades de antinutrientes. Por otro lado, poniendo los granos en remojo o cocinándolos descomponen los antinutrientes tienden a descomponerse y desaparecen. Es lo más adecuado antes de cocinar legumbres o comer avena, u optar directamente por consumir cacahuetes tostados en lugar de crudos.

También existen otros métodos de preparación tradicionales que al reducir antinutrientes específicos (como es el caso del ácido oxálico o el ácido fítico) aumentan la calidad nutricional de vegetales y frutas; destacan la fermentación y el malteado.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest