cosmo

¿Sabías que beber alcohol tiene un efecto negativo sobre los niveles de azúcar (glucosa) en sangre? Conoce por qué y cómo evitarlo fácilmente.

Dejando a un lado aquellos estudios científicos que hablan de los diferentes beneficios de beber alcohol, debemos más bien prestar una atención especial a los diversos efectos nocivos del alcohol en el cuerpo, dado que estos efectos negativos son mayores a sus supuestas virtudes beneficiosas para nuestro organismo.

alcohol y azucar en sangre

Precisamente en lo que se refiere a sus efectos negativos para la salud, sabemos que tiene efectos en el cerebro, en el hígado, en el estómago, en el páncreas, en el sistema inmunológico y en el sistema reproductor.

En lo que se refiere a los efectos del alcohol en la sangre, además de causar anemia debido a la inhibición de glóbulos rojos y glóbulos blancos, en esta ocasión queremos analizar la relación existente entre el alcohol y el nivel de azúcar en sangre.

Como de buen seguro sabrás, tanto la insulina como la glucosa son dos de las principales hormonas implicadas en el mantenimiento de los niveles de glucosa en sangre.

En este sentido, cuando el azúcar en sangre empieza a decaer nuestro organismo responde haciendo más azúcar en la sangre, o bien quemando el azúcar almacenada. Entonces, desde el momento en que el azúcar en sangre aumenta, se secreta insulina adicional para que sus niveles vuelvan a u normalidad.

No obstante, diferentes estudios han demostrado que el alcohol interfiere negativamente en la glucosa y en las hormonas necesarias para mantener niveles normales de glucosa en la sangre.

Se sabe que, con el tiempo, cuando una persona consume alcohol de forma excesiva y prolongada en el tiempo, éste tiende a disminuir la eficacia de la insulina, provocando unos niveles altos de azúcar en la sangre, y causando intolerancia a la glucosa, enfermedad hepática alcohólica y/o diabetes.

Además de lo indicado en las líneas anteriores, debemos tener en cuenta que aunque no se sea un consumidor habitual de alcohol, independientemente de la frecuencia de su consumo éste tiende a afectar de forma negativa los niveles de glucosa en la sangre, aunque sólo se consuma una copa.

Por tanto, la recomendación es evidente: sustituir el alcohol por otra bebida más saludable, y evitar siempre el consumo de alcohol (en especial aquellas bebidas de mayor graduación, sin contar con los beneficios que podrían aportar una copa de vino tinto o un vaso de cerveza).

Imagen | andlun1

Temas:

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest