cosmo

¿Tienes la piel normal o mixta? Te descubrimos algunos consejos y remedios naturales ideales para cuidar este tipo de piel, de forma total y completamente natural.

Una piel normal es una piel equilibrada, ni demasiado seca ni demasiado grasa. Es una piel que tienen tanto el sebo como la hidratación bien equilibrados. En cambio, la piel mixta es una piel que contiene las características de dos tipos de piel.

Las características de una piel normal son, textura lisa, suave, aterciopelada, poros finos, no tiene impurezas, tiene buena circulación sanguínea, su color es rosado y de aspecto fresco.

Cómo cuidar la piel mixta y normal con remedios naturales

Las características de una piel mixta como hemos descrito anteriormente comparte dos tipos de piel y se puede apreciar en la zona denominada T. Esta zona denominada T es la que comprende la frente, mentón y nariz y es una zona más grasa que el resto de la piel del rostro como es el caso de las mejillas en la que la piel es normal o seca.

Otra característica de la piel mixta son los poros agrandados en las zonas grasas y la presencia de algunas impurezas. Con el paso de los años la piel cambia, y tanto la piel normal como la mixta pueden volverse seca al envejecer.

También otros factores pueden predisponernos a que la piel sufra alteraciones como es el caso de la contaminación, los cambios de temperatura, el sol, el frío, una mala alimentación, falta de hidratación interna, el estado tanto físico como el psicológico, los productos de cuidado diario que utilizamos a veces resultan irritantes o agresivos con la piel.

Para cuidar la piel debemos evitar las limpiezas agresivas y utilizar un jabón suave con ph neutro, y elegir cremas hidratantes que poco densas para evitar que los poros se obstruyan.

Si te gusta preparar tus propios productos para la piel y totalmente naturales, a continuación facilitamos algunos remedios naturales que nos ayudarán a cuidar tanto la piel normal como la piel mixta.

remedios-piel-mixta

Remedios naturales para cuidar las pieles normales y mixtas

Los remedios que vamos a facilitar son ideales tanto para la piel normal como la mixta pudiendo utilizarse en ambos tipos de piel.

Exfoliante con arcilla y salvado de trigo

Este exfoliante casero es muy fácil de preparar tan solo necesitamos:

  • Una cucharada de arcilla blanca.
  • Una cucharada de agua mineral.
  • Media cucharadita de aceite de almendras dulces.
  • Una cucharadita de salvado de trigo en polvo.

Mezclamos todos los ingredientes en un bol o cuenco de madera o plástico hasta que obtengamos una crema que deberá quedarnos espesa.

Aplicación:

Una vez hecha la crema exfoliante humedecemos la piel del rostro y con movimientos circulares vamos extendiendo la crema exfoliante.

Una vez finalizada la aplicación aclaramos el rostro con abundante agua templada.

Secamos cuidadosamente sin frotar dándonos pequeños toques con una toalla suave.

Mascarilla con efectos regenerantes

Para preparar esta mascarilla hidratante necesitamos:

  • 3 cucharaditas de arcilla blanca.
  • 3 cucharaditas de agua mineral.
  • Una cucharadita de aceite de onagra.
  • Una cucharadita de miel.

Mezclamos estos ingredientes en un bol pequeño o cuenco de plástico o cristal y reservamos dejándolo reposar durante una hora. A continuación añadimos al preparado una gota de aceite esencial de lavanda, y una gota de aceite esencial de geranio. Mezclamos bien nuevamente.

onagra-piel

Aplicación:

Humedecemos la piel del rostro y cogemos un poco de mascarilla y la aplicamos sobre la piel.

Dejaremos actuar la mascarilla durante 10 minutos. Retiramos la mascarilla enjuagándonos el rostro con abundante agua tibia. Secamos suavemente sin frotar.

Tónico ideal para pieles normales y mixtas

El tónico que a continuación prepararemos es un tónico suave que contiene los siguientes ingredientes:

  • Media cucharadita de arcilla blanca.
  • 50 ml. de agua de azahar.

Mezclamos bien estos ingredientes y lo dejamos reposar durante toda la noche. Al día siguiente colamos la preparación y solo conservamos el líquido resultante. Guardamos el preparado en un envase de cristal.

Aplicación:

Humedecemos la piel del rostro y empapamos una bolita o disco de algodón en el tónico y lo aplicamos por toda la piel del rostro. Dejamos secar la piel del rostro al aire.

El tónico que nos ha sobrado lo conservaremos en el frigorífico. Podemos utilizarlo durante toda la semana hasta que lo terminemos. Los tónicos faciales podemos aplicárnoslo diariamente.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest