cosmo

Si practicas Yoga y además sigues una dieta de adelgazamiento, existen determinadas posturas que te serán de gran ayuda. Te proponemos 2 ejercicios útiles para adelgazar en casa.

El Yoga es una terapia y una técnica tradicional, natural, milenaria y alternativa que aporta una serie de beneficios, virtudes terapéuticas y propiedades para la salud de aquellas personas que la practican de manera regular.

Se trata de una técnica que, de forma conjunta, trata de trabajar la unión del cuerpo con el alma y la mente, y a su vez tanto consigo mismo como con el universo. Para ello, los hindúes definen claramente lo que para ellos es la división: una simple ficción, “la ilusión de la realidad”.

Pierde peso con la práctica del Yoga y estos ejercicios

Es decir, es una técnica única que trabaja de forma conjunta el cuerpo, la mente y el espíritu de la persona que lo practica regularmente, ayudándonos a mantener un adecuado conocimiento práctico e intuitivo, y es especialmente útil para ayudarnos a descubrir qué queremos en nuestra vida, cuál es nuestro propósito y a dónde deberíamos dirigirnos.

Nos encontramos como indicábamos al comienzo ante una disciplina milenaria, proveniente de la India. Existe constancia histórica de que cuenta con una tradición que alcanza los 5000 años, aunque dependiendo del lugar donde se practique encontramos en ella distintas y diferentes variantes.

De hecho, hay pruebas arqueológicas que se remontan al año 3000 antes de Cristo (encontradas en Saraswati) y el Valle del Indo, consistentes en piedras talladas que reproducen algunas posiciones que se practican en Yoga.

En este caso, muchos son los beneficios del Yoga, a la par que incluso puede ser practicada por los más pequeños para ayudarles a calmarse cuando son muy hiperactivos, para estudiar mejor, o incluso para poder descansar mucho mejor.

Por ejemplo, ayuda a mejorar el tono muscular, la flexibilidad y el estado de nuestro cuerpo en general, además de producir un cambio energético en nuestro organismo y consigue armonizar el cuerpo y la mente.

yoga-perder-peso

Pero, ¿sabías que el yoga ayuda a adelgazar? Se trata de una técnica útil para ayudarnos a bajar de peso cuando seguimos una dieta de adelgazamiento, que además nos permite conseguir nuestros objetivos porque mentalmente trabajamos en la armonización del cuerpo con la mente. De esta manera, no nos cuesta tanto seguir una estricta alimentación a la vez que, por ejemplo, cambiamos nuestros hábitos y empezamos a practicar ejercicio físico.

¿Qué ejercicios de Yoga para perder peso existen?.

Ejercicios de Yoga útiles para bajar de peso

Matsyasana

El Matsyasana o Postura del Pez ayuda a regular el funcionamiento de las glándulas pineal, pituitaria, suprrarenal y tiroides, siendo útil además para eliminar la rigidez de las regiones cervical, lumbar y dorsal.

matsayana

Para hacerla, debes sentarte con las piernas estiradas, apoyando las manos  a los costados de la cadera y los codos inclinados hacia atrás. Arquea la espalda y lleva la cabeza hacia atrás apoyando la coronilla sobre la colchoneta o manta sobre la que te encuentres.

Respira profundamente y cierra los ojos, concentrándote en tu plexo solar. Mantente unos segundos en esta postura. Apoya ahora los antebrazos en el piso mientras que inhalas, despegando la cabeza del piso hacia arriba y adelante.

Mantén la columna en el aire, y exhalando ahora apoya la espalda, los hombros, y finalmente la cabeza. Relájate.

Viparita Karani Mudra

El ejercicio Viparita Karani Mudra, o posición Pelviana Invertida es una postura que entre otros aspectos ayuda a regular la glándula tiroides, además de las sexuales. Por otro lado, es útil para recuperar la vitalidad, por ello es conocida como “la postura de la juventud”.

viparita-karani-mudra

Acuéstate boca arriba con los brazos al costado del cuerpo, las piernas juntas y el mentón pegado al cuello. Inhala y eleva ambas piernas, a la vez que subes la cadera. Sitúa las manos por detrás de las caderas, con los pulgares hacia delante.

Observarás como los pies comienzan a proyectarse hacia el techo. Permanece en esta postura inhalando y exhalando continuamente, concentrándote para ello en la respiración. Trata de quedarte así unos minutos.

Para volver a la situación original, vuélvete apoyando la espalda, a la par que cuando apoyes la cadera estira bien las piernas empujando los talones hacia afuera. Relájate.

Síguenos en Facebook

Comenta en Natursan

Pin It on Pinterest